Vitamina D

Con el nombre de vitamina D se conoce a todos los esteroides que poseen la actividad biológica del colecalciferol. Este esteroide proviene del 7-dehidro-colesterol (pre vitamina D3) el cual se activa con la luz ultravioleta convirtiéndose en vitamina D3 o colecalciferol. Se encuentra presente en la parte lipídica de productos de origen animal, terrestres o marinos. Existe además otro compuesto con actividad similar, derivado de la irradiación del ergosterol presente en hongos y levaduras, que se conoce como Vitamina D2 o ergocalciferol. Una vez que la vitamina D (colecalciferol o ergocalciferol) entra en la circulación se liga con una proteína del grupo Gc para ser transportada al hígado, donde sufre su primera hidroxilación en el carbono 25. Como resultado se produce la principal forma circulante de vitamina D, la 25-hidroxivitamina D (25- OH-D). Aunque la 25-OH-D es la principal forma circulante de vitamina D, en concentraciones fisiológicas es biológicamente inerte. Para activarse, una hidrolasa 25-OH-D específica, presente en el riñón debe hidroxilarla en el carbono 1, produciendo así 1,25 (OH)2 D o calcitriol.

Vitamina D

Tiene un  papel muy importante en la mineralización de los huesos, pues favorece la absorción intestinal de calcio y fósforo y aumenta su reabsorción renal. 

Se la considera una hormona por sus efectos en numerosos tejidos, regulando el metabolismo del calcio según la necesidad del organismo. Conserva la concentración de calcio sérico dentro de un margen fisiológico aceptable para la actividad celular, incrementa la movilización de calcio y las reservas de fósforo en el hueso cuando hay deprivacion de calcio, induciendo a los monocitos a convertirse en osteoclastos maduro. En el intestino regula la absorción de calcio, a nivel renal disminuye su eliminación y en el hueso aumenta la resorción ósea. Este mecanismo se ve influido por la paratohormona. La paratohormona (PTH) es un péptido de 84 aminoácidos secretado por la glándula paratiroides en relación inversa con las concentraciones de calcio y magnesio. Cuando la absorción de calcio es inadecuada la PTH intenta sostener el calcio del líquido extracelular actuando sobre el hueso (aumenta la velocidad de su disolución), del riñón (reduce su depuración renal) y sobre el intestino (aumenta la absorción al estimular la formación de calcitriol). La calcitonina es un péptido de 32 aminoácidos secretado por células parafoliculares del tiroides, estimulando la mineralización ósea. Reduce el nivel de calcio en sangre y favorece la excreción de fosfato, sodio y calcio.

Vitamina D

Los humanos pueden obtener la vitamina D de dos fuentes naturales, una derivada de la foto conversión del 7-dehidro-colesterol presente en la piel; la otra por consumo de alimentos que la contengan. Es por esto que la necesidad del aporte dietario estará dado por el nivel de exposición al sol que realice la persona (aquellos que por razones climáticas, geográficas o culturales no reciben influencias de rayos solares, por ejemplos aquellos que residen en zonas frías, viven recluidos en sus viviendas o cubren la mayor parte de su cuerpo). También la foto conversión estará condicionada por el color de la piel, y por ello ha sido común el raquitismo y la osteomalacia en personas de color trasladados a zonas templadas y frías. Debido a la escasez de alimentos ricos en vitamina D la fortificación de alimentos, en especial la leche, representa el medio mas eficaz para prevenir el desarrollo de carencias, en los lugares donde no se puede corregir por adecuada exposición al sol. Así se ha reducido el raquitismo en los niños y la osteomalacia en adultos. Los alimentos que la proveen son pocos, huevo y grasa láctea, es por esto que en muchos países se fortifica la leche con 400UI/L, contribuyendo de este modo la erradicación del raquitismo como problema nutricional. Los aceites de hígado de pescado constituyen una importante fuente, si bien no se considera estrictamente como un alimento. Con 2 vasos grandes de leche o yogurt (200cc c/u) se cubre el 50% de la RDA, con 100g de atún se cubren el 100% mientras que con otros pescados se debe consumir 5 veces más para cubrir la totalidad de las recomendaciones. Se recomienda la exposición a la luz solar, así los niños y adultos jóvenes activos que con frecuencia permanecen al aire libre por periodos breves de por lo menos dos a tres veces por semana, cubren con esta exposición a la luz solar su requerimiento de vitamina D. Por otra parte, la piel de las personas de edad avanzada muestra menor capacidad para producir vitamina D. Además es probable que estas personas utilicen filtros solares y ropa para cubrir la mayor parte del cuerpo para evitar los efectos dañinos del sol. Asimismo, gran parte de ellos no consumen leche porque sufren de deficiencia de lactasa o bien porque piensan que ya no la necesitan. Todo esto sumado a que con la deficiencia de vitamina D suele aparecer hiperparatiroidismo secundario, el cual acelera el proceso de debilitamiento de los huesos e incrementa el riesgo de fractura. Es así que se recomienda la exposición de manos, antebrazos y cara durante 5 a 30 minutos, dos a tres veces por semana. Por otro lado, la ingestión de cantidades excesivas constituye un peligro, pudiendo producir hipercalcemia con calcificaciones de tejidos blandos y nefrocalcinosis.

Ingestas recomendadas:

Adultos hasta 50 años 5 µg (200 UI). A partir de los 51 la recomendación aumenta a 10 µg (400 UI). A los 71 años es de 15 µg (600 UI).

pastedGraphic.png