TAXONOMÍA Y REDES SOCIALES

Las redes sociales podrían clasificarse en primer lugar en redes analógicas o redes of line, que tienen lugar sin el apoyo de recursos electrónicos, y redes digitales o redes online que se desarrollan en medios virtuales.

 

Además, es posible añadir un tercer tipo: red social mixta, con características de las dos anteriores. A continuación se presenta un cuadro resumen de la tipología de redes sociales digitales desarrollada por Fernández (2009) en el que establece subcategorías de redes dentro de este grupo:

Criterio de clasificación

Tipos de redes

Características

En función de la población y contenido, diferencia entre:

1. Redes sociales horizontales: Población general. Todos los usuarios. Sin objetivo específico preestablecido.

2. Redes sociales verticales: Temática definida. Colectivo concreto en función de la temática. Subtipos de redes sociales verticales: Redes sociales verticales dirigidas a profesionales (ej. LinkedIn) Redes sociales verticales de ocio o tiempo libre (Wipley, Minube) Redes mixtas con características de las dos anteriores que permiten desarrollo de actividades profesionales y personales (Yuglo, Unience)

En función del actor principal que establece la relación

TAXONOMÍA Y REDES SOCIALES

  1. Redes sociales humanas Principal objetivo: establecimiento de relaciones interpersonales e intercambio de información personal Ej. Tuenti.
  2. Redes sociales de contenidos Principal objetivo: Publicación de contenido e intercambio de documentos. Las relaciones se fundamentan en este intercambio. Ej. Scribd, Flickr.
  3. Redes sociales de objetos Principal objetivo: unión de marcas. Ej. Respectance

En función de la localización geográfica

1. Redes sociales sedentarias Redes diferentes en función de los objetivos, contenidos compartidos y tipo de usuario. Ej. Blogger, Bitacoras.com

2. Redes sociales nómadas Comparten las características de las redes sociales sedentarias pero además, se modifican en función de la localización geográfica del usuario y los lugares que visite. Fire Eagle y Skout.

En función de la red

1. Red Plataformas generalmente desarrolladas sobre la tecnología plataforma en la que está desarrollada Social MMORPG y Metaversos Cliente-Servidor, ej. SecondLife. Red Social Web Plataforma desarrollada en web. Ej: MySpace. Ponce (2012) desarrolla una taxonomía más exhaustiva y detallada. Clasifica las redes sociales en horizontales (sin temática concreta, dirigidas a la población general, como por ejemplo: Facebook y Google +) y verticales (especializadas). Las redes sociales verticales pueden a su vez ser divididas en diferentes tipos en función de su temática, posibilidades y contenidos.

Entre otras, dentro de las redes profesionales está Linkedin; entre los microbloging encontramos Twitter; redes que permiten compartir contenido está: Flickr o Pinterest (fotos), YouTube (vídeos), SlideShare (presentaciones).

3. REDES SOCIALES EN EDUCACIÓN

3.1. Introducción

Se ha observado que «los intentos de utilizar las redes sociales en la práctica de la docencia se han limitado a experiencias aisladas realizadas con alumnos/as de educación superior (…)», siendo «(…) llamativo que aunque las redes sociales de profesores son numerosas, incluso diríamos que excesivas, pocos las han llevado hasta el aula» (De Haro, 2009). Las aplicaciones educativas son escasas, no disponemos de datos para realizar afirmaciones fiables de los beneficios o posibles aplicaciones de las redes sociales al área educativa; sin embargo, si estudiamos los datos que se manejan (Facebook, 400 millones de usuarios en 2010, Twitter 105 millones de usuarios en 2010 con una media de 50 millones de mensajes diarios, MySpace en 2007 tenía más de 178 millones de usuarios [20minutos.es, 2007]) es difícil no pensar que las redes sociales podrían ser más que una herramienta virtual, un espacio de interacción real que faciliten el acercamiento del ámbito educativo a la realidad de los estudiantes y así reforzar la actividad de aprendizaje. Más adelante, en el capítulo, encontraremos datos más actualizados del uso de las redes sociales.

 

Los datos en España, de 2009, nos indican que el número de usuarios de las redes sociales ha aumentado en un 430%. De los 24,3 millones de internautas españoles, 17,9 millones participan en una red social, como Facebook, Tuenti o Nettby. Además, se observa que los usuarios que más se han registrado en el 2009 tienen entre 16 y 24 años, lo que implica un incremento del 500% en este año de registros en esta franja de edad. La media de accesos indica que los españoles accedemos una vez a la semana a las redes (20 Minutos.es, 2010). Para que desde la Educación se llegue a comprender el proceso de construcción de las nuevas redes sociales y los estilos de manifestación cultural que se están desarrollando, es necesario participar y formar parte de aquello que se pretende enseñar. Desde la escuela, se habla de una realidad que no se conoce y esto contrasta con el hecho de que los verdaderos creadores, la juventud, no hablan de ella, sino que la viven y la transforman. Las redes sociales son espacios gratuitos, fáciles de diseñar y utilizar, que permiten la comunicación, interacción y la publicación de contenidos desde una perspectiva de colaboración y participación. Son muchos los estudios que resaltan la capacidad de las redes sociales para reforzar competencias sociales, de colaboración y participación (Ellison, Steinfield y Lampe, 2007; Panckhurst y Marsh, 2011; Siemens y Weller, 2011). Sin embargo, su inserción en entornos académicos es limitada. Además, hasta el momento, no se han obtenido resultados concluyentes en las investigaciones nacionales realizadas.

 

Estos datos contrastan con el hecho de considerarse su utilización absolutamente necesaria (De Haro, 2009; Espuny, González, Lleixa y Gisbert, 2011). Las redes virtuales nos aportan un conjunto de opciones de comunicación e intercambio de información que facilita la organización de grupos y de actividades en un solo espacio. Su estructura informal proporciona procesos de comunicación más fluidos y ágiles. Además, hay que tener en cuenta que son espacios familiares para los estudiantes lo que podría facilitar el acercamiento e interacción entre todos los participantes del proceso de aprendizaje y de enseñanza. Las redes ofrecen la posibilidad de comunicación síncrona, a través de chat o, en otros casos como Google + a través de videoconferencias, compartir información, fotos, recursos virtuales, enlaces y archivos, crear espacios paralelos como blogs. Un aspecto interesante es la posibilidad de crear subgrupos dentro de la plataforma donde tenga acceso sólo un grupo reducido de estudiantes. Por ejemplo, para la realización de trabajos en subgrupos y, posteriormente, su presentación al grupo-clase. A través de Facebook es posible generar diferentes subgrupos de trabajo privado para un número reducido de estudiantes. El alumnado puede intercambiar archivos, mejorar el trabajo realizado en el subgrupo. Otra de las ventajas que ofrece es la facilidad para publicar y comentar referencias bibliográficas u otros recursos. Es posible publicar un mensaje con una sugerencia a la que el alumnado puedan comentar si lo han leído y qué les ha aportado. Estas cadenas de mensajes quedan registradas junto con el mensaje original y está de manera permanente accesible a otros estudiantes que, en cualquier momento, pueden comentarlo o leer las sugerencias del resto de la clase. Es conveniente tener presente que los estudiantes pueden tener resistencias a la hora de participar en una red social, puesto que su participación, en líneas generales, implica registrarse con su perfil y, por tanto, dejar acceso a su red social personal a un grupo académico que en muchos casos no constituye su red habitual de contactos.

TAXONOMÍA Y REDES SOCIALES

En este caso, es posible que los estudiantes restrinja el acceso a la información personal, fotografías o grupos de amigos a los miembros de la red académica.

Entre las ventajas de utilizar redes sociales en el ámbito educativo universitario, Santamaría (2008) destaca: — Permiten crear una nueva forma de socialización, visualizar contenidos desde una comunidad específica o una unidad mínima, como una clase.

— Podrían llegar a constituirse en una herramienta de apoyo a la educación inclusiva.

— En centros de Educación Secundaria y Primaria se usan como espacios de relación, se crean grupos de trabajo y se realizan actividades con toda la comunidad educativa.

— Algunas redes como LinkedIn, constituyen enlaces con empresas y organizaciones.

— Su uso como espacios privados aporta al alumnado un entorno seguro de generación de relaciones con la comunidad educativa.

— Participar en redes internacionales o con estudiantes de otros países, facilita el aprendizaje de lenguas extranjeras.

— Son espacios potenciales para la organización de congresos y jornadas. De hecho, se han comenzado a desarrollar algunos encuentros de manera virtual permitiendo la presentación de comunicaciones virtuales y su defensa a través de comunicación síncrona y/o síncrona.

— Pueden facilitar la disminución de la brecha digital.

— Las redes sociales y las comunidades pueden constituir espacios dinamizadores y facilitadores del desarrollo de la identidad digital.

3.2. Experiencias educativas De Haro (2009) describe la experiencia en su centro educativo con la Red social Ning (www.ning.com) gratuita con un límite de capacidad de 10GH y 20.000 miembros para redes de estudiantes entre 13 y 18 años.

Al ser un espacio independiente no se generan peticiones de amistad o interferencias procedentes de otras redes como puede suceder en Facebook o Myspace. Participaron 314 miembros, 10 de ellos profesorado, de las asignaturas de: Informática (4.º de ESO), Matemáticas de diversos niveles de ESO y Bachillerato, Música de 1.º de ESO, Ciencias Naturales (3.º de ESO), Lengua Castellana (4.º de ESO) y Ciencias de la Tierra de 2.º de Bachillerato. La red facilita la creación de grupos de estudiantes y cada grupo tiene a su disposición las siguientes herramientas: caja de texto para la inclusión de textos, documentos, recursos, enlaces, imágenes, etc.; espacio para comentarios con aviso automático por correo electrónico de su publicación; foro de discusión; blogs; páginas web; correo electrónico; sindicación y posibilidad de enlace con recurso de la web.

El autor describe algunas de las actividades propuestas con los grupos:

— Crear un grupo por cada asignatura que sea atendido por el profesorado.

— Crear grupos de estudiantes, grupos de trabajo o subgrupos con el objetivo de resolver un trabajo, compartir recursos y/o debatir.

— Grupo de tutoría. Describe una experiencia concreta de un grupo de estudiantes. El objetivo académico era aprender a utilizar herramientas de la web 2.0.

El alumnado creó sus propios grupos, como espacio de trabajo. Se utilizaban los marcadores sociales para recopilar la información encontrada por parte de los estudiantes. Además, todos los días se publicaba una entrada en el blog de trabajo de cada alumno. Todos los blogs configuraron una red de trabajo con el objetivo de registrar la actividad diaria.

Para finalizar se elabora un documento en grupo que es publicado y elaborado en Google Sites. Panckhurst y Marsh (2011) presentan un estudio longitudinal de tres años (2007-2010) sobre las redes sociales en cursos de posgrado de aprendizaje electrónico en el máster de Gestión del conocimiento, aprendizaje y aprendizaje electrónico del Departamento de Lingüística de la Universidad Paul-Valéry de Montpellier (Francia). La experiencia didáctica, desarrollada en la red social Ning, tenía como principal objetivo «(…) situar a los estudiantes en el centro del proceso de aprendizaje, permitiéndoles experimentar y reflexionar sobre el aprendizaje colaborativo en línea, y al mismo tiempo participar en proyectos prácticos específico» (2011: 234). Las autoras analizan la experiencia realizada, que puede ser dividida en dos periodos principales: el primero de ellos se desarrolla en los primeros años donde se establece un entorno virtual colaborativo y una comunidad de práctica online en los que principalmente se analiza la participación de los estudiantes en los foros de debate (discusiones, tutorización).

El segundo periodo, desde octubre de 2009 a marzo de 2010, donde se introdujo un cambio hacia un proceso de aprendizaje social. En palabras de las propias autoras el grupo se organizó de la siguiente forma: (…) se dividió al grupo de 21 estudiantes en cinco subgrupos de cuatro o cinco miembros cada uno, y a cada uno se le asignaron proyectos específicos durante un periodo de dos meses, junto con información de ayuda y enlaces a sitios web. Se estipuló un calendario preciso (…) Los subgrupos trabajaban en áreas privadas (…) antes de presentar los resultados a la totalidad del grupo (…) Los cinco subgrupos se ajustaron a los plazos de entrega (…). (2011, p. 237).

Veamos en qué consistieron las actividades propuestas:

1. Desarrollo de actividades «para romper el hielo»:

Dos principales actividades:

a. Discusión informal entre todos los miembros del grupo-clase: Debate en foros sobre cuatro temas planteados (presentaciones, experiencia de aprendizaje online, comunidades de práctica: ventajas y desventajas, organización y calendario del semestre). Duración: una semana.

b. La clase se divide en dos grandes grupos de trabajo. Cada grupo trabaja colaborativamente en el desarrollo de un resumen (interactivo) sobre el tema, diseñado de forma parecida a los juegos de rol que seguirían posteriormente. Duración: una semana.

2. Creación de los subgrupos en función de las dinámicas generadas y observadas por las profesoras en la primera fase. Durante esta segunda actividad las profesoras adoptaron un papel menos directivo, no moderaban las discusiones de los subgrupos para dedicarse a organizar los juegos de rol. Las principales conclusiones extraídas fueron que las redes sociales son beneficiosas para el aprendizaje individual y para el aprendizaje colaborativo y participativo, proporcionan más libertad en comparación con las plataformas virtuales más tradicionales y facilitan un rol más activo y responsable por parte del alumnado. A través de las redes sociales es posible conseguir que el estudiante asuma mayor responsabilidad sobre su propio aprendizaje. Durante el curso académico 2012-2013, Santoveña y Goig desarrollaron una experiencia similar a la planteada por Panckhurst y Marsh (2011). La iniciativa se desarrolla en el marco de formación del profesorado que tiene como principal objetivo docente e investigador estudiar y desarrollar un modelo didáctico basado en la potencialidad de la web 2.0, como escenario de interactividad donde se construye socialmente el conocimiento a través de un modelo comunicativo horizontal entre profesorado y alumnado. Es una propuesta formativa desarrollada sobre la base de un enfoque socioeducativo horizontal. El uso de Facebook en el curso académico ha supuesto una experiencia gratificante para estudiantes y profesorado puesto que ha permitido hacer grupos de trabajo y discusión, así como intercambiar diferentes tipos de recursos, bibliografía y poder debatir sobre ellas. Los estudiantes en este entorno desarrollan un rol más activo que en entornos virtuales más tradicionales. En síntesis, la experiencia formativa se desarrolla en dos fases.

La primera, se lleva a cabo una primera toma de contacto entre los participantes en el curso, y la adquisición de una base teórica por medio de la documentación y reflexión, donde de manera progresiva se pretende conocer y profundizar en las iniciativas desarrolladas en la web 2.0, aplicadas al ámbito educativo.

La segunda consta de dos etapas:

a) Proceso formativo donde se trabajarán las habilidades necesarias para la colaboración en la blogosfera, desde un punto de vista técnico, didáctico y sociocultural.

b) Diseño de una propuesta didáctica en grupo que es presentada y discutida en el grupo-clase por medio de una red social. El desarrollo del curso es completamente online a través de una plataforma de conocimiento más tradicional, con foros de debate y materiales digitalizados, y a través de diferentes redes sociales. La experiencia es un ejemplo de metodología desarrollada en estos espacios, con el apoyo de recursos tecnológicos de acceso restringido, exclusivo para el grupo de estudiantes, como es el curso virtual en la plataforma ALF de la UNED y la red social «Recursos didácticos» (https://www.facebook.com/recursos.didacticos.14) en Facebook; así como de recursos en espacios virtuales abiertos, como: Twitter y blogs. Rochefort y Richmond (2011) describen algunas experiencias desarrolladas en Northeastern University.

En una de ellas se explica la mejora observada en las discusiones, la comprensión y la motivación del alumnado, si previamente se utilizan blogs con el grupo-clase para reflexionar sobre estudios de caso y otras lecturas. Por otra parte, detallan los resultados obtenidos en el aprendizaje y en la valoración realizada por el alumnado de la inclusión en un curso de posgrado de un grupo de redes sociales (Google Docs, Wikis, Ning y Twitter/TweetDeck), además de la incorporación de tres expertos en la temática, a través de videoconferencias.

3.3. Plataformas y redes sociales educativas Entre las redes sociales españolas, se puede destacar Internet en el aula 2.0.

Redes sociales en la educación

 

Red educativa para una educación del siglo XXI del Ministerio de Educación en España (http://internetaula.ning.com/); como redes internacionales, presentamos dos ejemplos: Classroom 2.0, red social internacional, con más de 21.000 profesores y, entre otras,

EDURECES, red educativa internacional con 2.100 miembros (http://eduredes.ning.com/). Como resumen, incluimos algunas plataformas y redes sociales educativas descritas por Ponce (2012): Edmodo: Plataforma social educativa gratuita. Entorno para toda la comunidad educativa. Similar a un microblogging. Nace en 2008. Con más de tres millones de usuarios. Entorno privado y seguro para la comunicación educativa. Entre otras opciones permite la creación de grupos, publicación de materiales y recursos, comunicación, tiene aplicación de calificaciones, envío de tareas. Está disponible en portugués, español e inglés. RedAlumnos: Red social gratuita. Para comunidades educativas privadas y públicas. Permite la gestión del calendario, comunicación, trabajo con archivos de Excell, intercambio de recursos, envío de documentos, la publicación de calificaciones y pruebas de corrección automática.

Educanetwork: Especializada en el trabajo en grupo. Disponible en español e inglés. Diipo: Red social educativa. Similar a Edmodo, pero además permite publicar y desarrollar blogs y proyectos. Disponible en inglés. Edu 2.0: Plataforma completa y gratuita con más de 90.000 usuarios y 2.500 escuelas. Disponible en español. Entre sus opciones se destaca la posibilidad de creación de grupos, foros, wikis, blogs, noticias, portafolio y encuestas.

Internet en el aula: Red social o comunidad docente, basada en la red Ning, del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Espacio donde los docentes comparten experiencias y recursos con el principal objetivo de reforzar el uso de la red en el aula. Dispone de materiales y recursos interesantes para la comunidad educativa.

Eduredes: Utiliza la plataforma Ning y «sirve de punto de encuentro y lugar de intercambio de experiencias a los docentes, profesionales de la educación y personas interesadas en el aprendizaje y enseñanza mediante las redes sociales». Tiene más de 3.000 usuarios en todo el mundo.