Reflexiones Finales

Reflexiones Finales

¿Quién es responsable de mis resultados?

El Locus de Control es un termino que hace referencia a la responsabilidad de un resultado. Existen dos tipos de locus de control: Locus de control externo: los actos y sus consecuencias dependen de factores externos, de otras personas o del medio ambiente. Ejemplos: Los padres y el sistema son responsables de los resultados de los estudiantes. Locus de control interno: mis actos tienen sus consecuencias. Ejemplo: no me gustan mis resultados tengo que cambiar el proceso que estoy realizando. Cuando existe un locus de control externo, no asumimos las consecuencias de nuestros actos y justificamos que todo lo que sucede es consecuencia de lo que otros hacen. En cambio, cuando el locus de control es interno, asumimos nuestra responsabilidad, podemos analizar y reflexionar sobre lo que estamos haciendo, corregir y mejorar. “En tiempos de cambio, quienes están abiertos a nuevos aprendizajes se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe” Eric Hoffer Al asumir nuestra responsabilidad es más fácil generar cambios.

2.- ¿Cómo se hace un proceso para cambiar? Podemos identificar cuatro fases en cada proceso: Evaluación

3. Ejecución

4. Resultado del Proceso

El siguiente diagrama representa un proceso. Todo proceso comienza y termina con un resultado, que luego evaluamos en nuestro día a día para comenzar un nuevo proceso. Hagamos un proceso de cambio con el problema presentado anteriormente de la profesora en el curso de 3º Básico. Por ejemplo: a.- Evaluación En el aula de clases hay caos, desgaste, los estudiantes no hacen caso, pocos aprendizajes y cansancio, a pesar de todo lo que se esfuerza la profesora. La profesora no es coherente en su actuar: no cumple con lo que dice y ha perdido su liderazgo. Los estudiantes no respetan a la profesora. No hay normas claras, es decir, faltan hábitos y valores. Los estudiantes no son los protagonistas de sus aprendizajes, la profesora les resuelve todo. Los estudiantes tienen muchas pataletas activas y pasivas. Es decir: Problemas de Clima de Aula, Convivencia Escolar y Problemas Conductuales existen porque no hay una formación de una estructura ética y moral, es decir, faltan normas claras para trabajar valores y hábitos. Hay incoherencia de la profesora, no cumple con lo que dice, porque las pataletas son síntomas de esto, lo que indica que no se están educando las emociones. Problemas de Aprendizaje existen porque los estudiantes no son los protagonistas de sus aprendizajes. No trabajan solos y le faltan desarrollar habilidades para lograr los contenidos. b.- Planificación Lograr un buen clima de aula y una buena convivencia, resolviendo los problemas conductuales de los estudiantes.

Reflexiones Finales

Desarrollar habilidades en el colegio para poder trabajar contenidos y mejorar los resultados de todos los estudiantes. c.- Ejecución Colocar normas claras y hacerlas cumplir siempre. No consensuarlas con los estudiantes, porque son formativas y son las directrices del establecimiento. Trabajar la coherencia, todo lo que se dice se hace. Para mejorar el clima de aula se tiene que mostrar tranquilidad y paciencia. Extinguir las pataletas. Enseñar y poner en práctica el autocontrol. Esperar tranquilamente hasta que los estudiantes decidan controlarse. El respeto se muestra con silencio, si algunos estudiantes terminan primero tienen que esperar (un tiempo estipulado) que todos terminen. No valorizar el estudiante más rápido. Trabajar en forma sistemática las habilidades. Si los estudiantes tienen dificultades de lectura, es necesario practicar todos los días en el colegio. d.- Resultado del Proceso Revisar y evaluar el proceso diario, semanal y mensual de la formación de la estructura ética y moral de los estudiantes y el desarrollo de habilidades para hacer las modificaciones necesarias hasta lograr el resultado esperado. Preguntas importantes: ¿Cómo está el clima de aula? ¿Qué me falta lograr? ¿Estoy más tranquilo/a? ¿Hay autocontrol? ¿Estoy educando las emociones de mis estudiantes? ¿Soy coherente? Hay pataletas, ¿quién las está permitiendo? ¿Cómo va el desarrollo de habilidades? ¿Los estudiantes están trabajando solos? etc. Hay que trabajar sistemáticamente hasta lograr los objetivos. “Nuestra vida es una suma de las elecciones que hemos hecho.” Wayne Dyer 3.- ¿Por qué queremos cambios y todo sigue igual? Muchas veces cuando hacemos la pregunta “¿Quieres un cambio?”, la respuesta es normalmente, “Sii…”. Entonces surge la segunda pregunta, “¿Qué has hecho diferente?”. La respuesta suele ser, “Nada…”.

Reflexiones Finales

Entonces, ¿por qué debería haber un cambio? Tal vez esperamos que sea “otro” quien haga el cambio, para así estar atentos a juzgar como lo hizo y opinar como lo pudo haber hecho mejor. Siempre hablamos de que no podemos seguir igual y es necesario un “gran cambio”. Pensamos que el mundo tiene que cambiar, que el vecino tiene que cambiar, que el sistema tiene que cambiar, que la educación tiene que cambiar, y sin embargo,… no cambia. ¿El cambio será responsabilidad de otros? O, ¿el único cambio real es nuestro? Solo existirá un gran cambio si cada uno lo hace, porque implica renunciar a nuestra vida pasada, perdonar y dejar de ser víctima de lo que nos ocurrió. Nos permitirá ver un evento difícil y doloroso como una oportunidad de crecimiento. Muchas veces decidimos no cambiar porque con ello tendríamos que dejar de ser víctimas y ser responsables de nuestros actos, por eso es mejor buscar a “alguien” que lo haga. Las constantes quejas, críticas, juicios y excusas han nublado nuestra capacidad de hacer y cambiar, pero a pesar de que no resolvemos, damos consejos a “los que están haciendo” de cómo lo tienen que hacer. ¿Por qué si sabemos lo que tenemos que hacer, no lo hacemos y preferimos hacer más de lo mismo? ¿No será que tenemos miedo a equivocarnos y fracasar? El cambio es algo nuevo y desconocido, ¿cómo cambio sin perder el control? Prefiero lo conocido que lo desconocido, pero quiero cambiar… Solo nos queda tomar la decisión y hacerlo, construir algo nuevo. Tener la convicción de que va a ser mejor. ¿Por qué nos cuesta tanto soltar nuestro pasado? ¿Soltar lo que nos enferma o limita? ¿Soltar lo que creíamos y no es?¿Admitir que nos hemos equivocado y hacer algo diferente? “Yo acostumbraba decir, espero que las cosas cambien. Luego aprendí que la única forma de que cambien las cosas es cuando yo cambio.” Jim Rohn Quiero compartir la historia del libro La Vaca del Dr. Camilo Cruz, donde un viejo maestro le enseña a su discípulo, como sin darnos cuenta atamos nuestras vidas a nuestras creencias, en vez de decidir hacer un cambio y escribir una historia nueva. Para impartir su lección, el maestro visitó una casa a punto de caerse donde vivían ocho personas rodeada de basura, y su única posesión era una vaca flacuchenta que los proveía de alimento. Ellos creían que esta vaca los alejaba de la miseria total.

 

Maestro y discípulo

El maestro y su discípulo pasaron la noche en la casa. Al día siguiente, se levantaron muy temprano a seguir su camino. Antes de emprender su viaje, el anciano maestro le dijo a su discípulo: “Es hora de que aprendas una importante lección”. El anciano sacó un cuchillo y degolló a la pobre vaca. El joven no podía creer lo que estaba viendo. “Maestro”, gritó desconsoladamente, “¿Qué ha hecho? ¿Qué lección es esta? ¿Qué aprendizaje es esto, dejar a una familia en la ruina total?” El anciano no respondió y en silencio continuaron su viaje. Un año más tarde, los dos hombres volvieron a visitar la familia. Buscaron la casa a punto de caerse y rodeado de basura, pero no la encontraron, en su lugar había una casa grande y bien cuidada. Se sorprendieron cuando vieron salir de aquella casa al mismo hombre que les había dado alojamiento hace un año. “¿Qué ocurrió para que todo cambiara?” le preguntó el Maestro. El hombre relató que alguien, envidioso de su vaca, la había degollado. Su primera reacción ante la muerte de la vaca había sido de desesperación y angustia. Sin embargo, después de aquel trágico día, la familia decidió que tenía que hacer algo. Así que todos limpiaron el terreno, consiguieron algunas semillas y sembraron verduras para alimentarse. Después de algún tiempo, comenzaron a vender las verduras que les sobraban y con el dinero compraron más semillas para vender sus cosechas, en un puesto del mercado. De esta manera, su vida cambió. ¿Por qué esta familia no había pensado antes en hacer un cambio? Quizás, porque nunca habían pensado que estaba en sus manos cambiar su historia. Finalmente, su gran problema era pensar que lo que ellos creían que era su “gran riqueza”, era su gran limitación. Has pensado, ¿cuál es tu vaca? “La inteligencia es encontrar soluciones simples a problemas complejos”. David Krakauerr Entonces, la gran pregunta es: ¿La educación se podrá cambiar cuando permite formar buenas personas y felices? o ¿lo que tendría que cambiar es el paradigma de la educación, es decir, que por diferencias sociales, culturales, económicas y neurológicas se cree que no todos los estudiantes pueden adquirir habilidades para resolver sus problemas ni tener una formación valórica? “Todo el que recuerda su propia educación, recuerda a sus profesores, no los métodos o técnicas. El profesor es el corazón del sistema educativo”. Sidney Hook

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.