Nutrición y estado nutritivo

La evaluación del estado nutritivo de un individuo o colectividad consiste en la determinación del nivel de salud y bienestar desde el punto de vista de su nutrición y deoende del grado en que las necesidades fisiológicas, bioquímicas y metabólicas de nutrientes estén cubiertas por la ingestión de alimentos en la dieta. Este equilibrio dinámico entre demandas y requerimientos resulta afectado por factores diversos, como la edad, sexo, actividad desarrollada, situación fisiológica, patológica, etc.

Nutrición y estado nutritivo

    En este sentido, la evaluación del estado nutritivo requiere un examen del peso, la composición corporal, la composición física y la situación funcional de diferentes tejidos y  órganos. También se exige la determinación de diferentes variables bioquímicas relacionadas con el metabolismo de nutrientes y el estudio de la cantidad y calidad de los principios inmediatos de la dieta. Además es necesario recopilar información acerca de la situación fisiopatológica, el comportamiento, la educación y los hábitos alimentarios, la prescripción farmacológica y otros aspectos psicosociales y genéticos ya que estos influyen en el estado nutritivo. 

   Una nutrición equilibrada implica un aporte adecuado de nutrientes y energía, específico para cada individuo. La deficiencia prolongada de un determinado nutriente conduce a su desaparición progresiva en los tejidos, posteriormente a alteraciones bioquímicas y finalmente manifestaciones clínicas características de su defecto en la dieta. Por otra parte, ingestiones excesivas de uno o varios nutrientes pueden desarrollar situaciones de obesidad o toxicidad. 

   Entre los objetivos que se buscan con la evaluación del estado nutritivo están: la detección temprana y sistemática de grupos de pacientes con riesgo de malnutrición (por exceso o defecto), el establecimiento de los valores basales para controlar la eficacia de diferentes regímenes dietéticos y el desarrollo de programas de salud y nutrición para la población. 

Evaluación del estado nutritivo

Un proceso de valoración exhaustiva del estado nutritivo de un individuo o una colectividad incluye la recopilación de diferentes tipos de información: datos antropométricos y bioquímicos, historia clínica y exploración física, histórica dietética y aspectos psicosociales. No existe, por el momento, una medida o criterio único que permita describir de una forma objetiva la salud óptima desde el punto de vista de la nutrición. Por ello las medidas y determinaciones que integran la valoración del estado nutritivo, son necesarias para conocer las interacciones entre la situación fisiopatológica, la situación psicosocial y la ingestión de nutrientes, y su influencia sobre la composición corporal, los análisis hematológicos y bioquímicos y las funciones fisiológicas del individuo. 

Medidas antropométricas

 Los datos y valoraciones antropométricas están basados en la comparación de distintas medidas corporales respecto a patrones apropiados. Estas determinaciones, que permiten cuantificar algunos de los comportamientos corporales, deben ser realizados por personal experimentado y con instrumental adecuado. 

   La información antropométrica permite detectar situaciones de malnutrición de carácter crónico o actual, que afectan fundamentalmente a aspectos energéticos, proteicos y de composición corporal. Para la interpretación de los datos obtenidos deben tenerse en cuenta la edad, el sexo y el estado fisiopatológico del individuo. 

Nutrición y estado nutritivo

    El equipo necesario para llevar a cabo las valoraciones antropométricas incluye balanza y tallímetro de presición, compás de medidas del pliegue subcutáneo o lipocalibrador, nonius y cinta métrica inelástica. Las medidas antropométricas directas obtenidas con  nuestros instrumentos son las siguientes:

  1. Peso y altura
  2. Envergadura del codo y muñeca
  3. Perímetro del brazo
  4. Pliegues cutáneos: tricipital, subescapular, bicipital y abdominal.

Otras variables elaboradas a partir de las medidas anteriores son:

  1. Complexión
  2. Superficie corporal y metabolismo basal
  3. Perímetro y área muscular del brazo
  4. Índica peso/altura2 (Índice de Quetelet)
  5. Porcentaje de grasa corporal
  6. Índice adiposo muscular

La determinación de la complexión, la superficie corporal y el metabolismo basal son de interés como valores de referencia, mientras que el resto de los índices aportan fundamentalmente información sobre el contenido de proteínas y grasas del organismo.