Las obligaciones generales del empresario

LAS OBLIGACIONES GENERALES DEL EMPRESARIO

Los equipos de trabajo deben ser adecuados al trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados al mismo, de forma que garanticen la seguridad y la salud al utilizarlos.

Debe tener en cuenta los principios ergonómicos, especialmente en cuanto al diseño del puesto de trabajo y la posición del personal durante su utilización.

Cuando, a fin de evitar o controlar un riesgo específico, la utilización de un equipo de trabajo deba realizarse en condiciones o formas determinadas, que requieran un particular conocimiento, la utilización se reservada a los trabajadores y las trabajadoras designados.

Las obligaciones generales del empresario

407b7882-4f95-4ef1-b53b-e9529c74198e

Los equipos de trabajo deben tener un mantenimiento adecuado, realizado teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante o, en su defecto, las características de estos equipos, sus condiciones de utilización y cualquier otra circunstancia normal o excepcional que pueda influir en su deterioro o desajuste.

Las operaciones de mantenimiento, reparación o transformación de los equipos de trabajo cuya realización suponga un riesgo específico para los trabajadores sólo podrán ser encomendadas al personal especialmente capacitado para ello.

COMPROBACIONES DE LOS EQUIPOS DE TRABAJO

El empresario adoptará las medidas necesarias para que aquellos equipos de trabajo cuya seguridad dependa de sus condiciones de instalación se sometan a una comprobación inicial, tras su instalación y antes de la puesta en marcha por primera vez, y a una nueva comprobación después de cada montaje en un nuevo lugar o emplazamiento, con objeto de asegurar la correcta instalación y el buen funcionamiento.

El empresario adoptará las medidas necesarias para que aquellos equipos de trabajo sometidos a influencias susceptibles de ocasionar deterioros que puedan generar situaciones peligrosas estén sujetos a comprobaciones y, en su caso, pruebas de carácter periódico, con objeto de asegurar el cumplimiento de las disposiciones de seguridad y de salud y de remediar a tiempo dichos deterioros.

FORMACIÓN E INFORMACIÓN A LOS TRABAJADORES Y LAS TRABAJADORAS

El empresario deberá garantizar que los trabajadores y los representantes de los trabajadores reciban una formación e información adecuadas sobre los riesgos derivados de la utilización de los equipos de trabajo, así como sobre las medidas de prevención y protección que hayan de adoptarse.

LAS MÁQUINAS

Respecto a las máquinas (como se ha visto, una clase de equipos de trabajo), cabe llevar a cabo por el empresario las siguientes actuaciones:

  • Adquirir máquinas seguras (máquinas con el marcado CE). El RD 1644/2008, por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas, obliga al fabricante al cumplimiento de requisitos esenciales de seguridad y salud.
  • Instalar, utilizar y mantener adecuadamente la máquina, siguiendo las instrucciones del fabricante, para lo que es muy importante conservar el manual, libro de instrucciones, etc. Debe consultarse el manual que acompaña la máquina antes de realizar cualquier tarea. Para realizar trabajos de reparación, mantenimiento o limpieza, debe consignarse la máquina.

Los principales riesgos que presenta la electricidad son los derivados de los contactos con ella, que pueden ser:

Las obligaciones generales del empresario

  • Contactos directos: son aquellos contactos de personas con partes de materiales y equipos que están en tensión.
  • Contactos indirectos: son aquellos contactos de personas con masas puestas accidentalmente bajo tensión, entendiéndose por “masa” el conjunto de partes metálicas de un aparato o instalación que, generalmente, están aisladas de las zonas activas o en tensión.

EFECTOS DE LA CORRIENTE ELÉCTRICA

Estos contactos con la corriente eléctrica pueden ocasionar accidentes de dos formas:

  • Atravesando el cuerpo de la víctima
  • Creando un arco eléctrico que ocasione quemaduras en la persona

El paso de la corriente eléctrica por el cuerpo humano puede producir quemaduras graves y muerte por asfixia o paro cardíaco. La gravedad de los efectos y lesiones dependerá de la duración e intensidad de la corriente. Con humedad o sudor las consecuencias serán peores porque se disminuye la resistencia al paso de la corriente y aumenta la intensidad de la misma. En la siguiente gráfica se aprecia los efectos en función del tiempo y la intensidad de la corriente:

El medio ambiente laboral presenta unos parámetros físicos (temperatura, humedad, iluminación…), químicos y biológicos que se encuentran en equilibrio.

Cuando este equilibrio se rompe, debido a la presencia de contaminantes, la persona puede verse afectada, alterando su estado de salud y por tanto ocasionar un daño. Se tratará de una enfermedad profesional.

La enfermedad profesional consiste en el deterioro lento de la salud del trabajador o trabajadora, producido por una exposición continuada a lo largo del tiempo a determinados contaminantes presentes en el ambiente de trabajo.

De ahí su diferencia con el accidente de trabajo, el factor tiempo en el que transcurre el suceso que va a ocasionar el daño. En la enfermedad el tiempo es importante: al aumentar el tiempo aumenta la dosis y el efecto que produce. En cambio en el caso del accidente el tiempo es irrelevante, ya que no influye en el efecto causado, éste aparece de manera instantánea.

Las características que suelen considerarse propias de las enfermedades profesionales son:

1. Se presentan en un gran número de personas que trabajan con los mismos materiales, instrumentos, condiciones, etc.

2. Raramente se presentan en personas que no tienen la misma actividad profesional.

3. Hay una relación clara de causa a efecto. Por ej la exposición precede algún tiempo al efecto, es decir, a la presentación de la enfermedad.

4. Hay una relación entre la magnitud de la exposición y la intensidad del efecto.

10.6 Riesgos específicos y su prevención

Todo puesto de trabajo conlleva unas actividades que se realizan en un determinado entorno que presenta unas determinadas condiciones de trabajo y que pueden suponer un riesgo para la seguridad y salud de las personas.

Por condiciones de trabajo se entienden tanto los locales como las instalaciones, equipos, o productos, los procedimientos empleados o la organización del trabajo.

Por lo tanto, en un puesto de trabajo pueden existir unos riesgos de carácter general, comunes a todos los trabajadores y trabajadoras, y unos riesgos específicos característicos de cada puesto, debido a los equipos utilizados, las sustancias manipuladas, o las actividades realizadas.

Las obligaciones generales del empresario

Uno de estos riesgos específicos se debe al uso de pantallas de visualización de datos.

    1. Pantallas de visualización

Desde la incorporación del ordenador al puesto de trabajo, se han empleado diferentes términos para identificarlo, siendo actualmente la denominación más utilizada la de pantallas de visualización de datos (PVD).

Se denomina Pantalla de visualización a una pantalla alfanumérica o gráfica, independientemente del método de representación visual.

Se define puesto de trabajo al constituido por un equipo con pantalla de visualización provisto, en su caso, de un teclado o dispositivo de adquisición de datos, de un programa para la interconexión persona/máquina, de accesorios ofimáticos y de un asiento y mesa o superficie de trabajo, así como el entorno laboral inmediato.

Trabajador: cualquier trabajador que habitualmente y durante una parte relevante de su trabajo normal utilice un equipo con pantalla de visualización.

La ergonomía es una disciplina, que estudia cómo se relaciona el hombre con el entorno de su trabajo.

La ergonomía nace como un conjunto de técnicas que tienen por objeto adecuar el puesto de trabajo a la persona.

Trata de adecuar al trabajador las dimensiones del puesto de trabajo, los esfuerzos y movimientos que requiere la tarea, el estudio del medio físico (las condiciones de iluminación, temperatura, humedad, nivel de ruido), los aspectos temporales del trabajo (horarios, pausas, ritmos, etc.) y aspectos organizativos de donde se deduce que se trata de una ciencia multidisciplinar.

Las alteraciones más frecuentes que pueden padecer los usuarios de pantallas se pueden agrupar en tres apartados:

  • Fatiga física o muscular
  • Fatiga visual
  • Fatiga mental

La fatiga física o muscular es la disminución de la capacidad física del individuo debida, bien a una tensión muscular estática, dinámica o repetitiva, bien a una tensión excesiva del conjunto del organismo o bien a un esfuerzo excesivo del sistema psicomotor (musculoesquelético).

En relación con la fatiga muscular podemos observar:

  • Cervicalgia: Dolor en cualquier segmento del cuello que pueda irradiar o no hacía el cráneo, hacia el segmento de la columna dorsal o hacia los brazos.
  • Dorsalgia: Dolor en cualquier segmento de zona alta y media de la espalda que puede irradiar o no hacia el cuello, hacia el segmento inferior de la espalda (columna lumbosacra) o hacia los brazos.
  • Lumbalgia: Dolor en la zona baja de la espalda que puede irradiar hacia los glúteos, las extremidades inferiores y, ocasionalmente, al segmento medio de la espalda.
  • Parestesias: Sensación de calambres recorriendo el miembro superior o en los dedos; Hormigueo acompañado de acorchamiento ocasionalmente en las manos
  • Epicondilitis: Conocida como “codo de tenista”, es una inflamación de los músculos y tendones de la cara lateral externa del codo. Está relacionada con movimientos repetitivos de la muñeca. En fases avanzadas el paciente refiere un dolor de reposo que se intensifica por la noche.

Entre las posturas incorrectas que más se adoptan delante de una pantalla cabe destacar las siguientes:

1-Giro de la cabeza

2-Falta de apoyo en la espalda

3-Elevación de hombros por mal ajuste de la altura mesa-asiento

4-Falta de apoyo para las muñecas y antebrazos

5-Extensión y desviación de la muñeca al teclear.

La fatiga mental ocasionada por el trabajo se produce básicamente en las personas que tienen un exceso de trabajo de tipo intelectual, donde se exige un gran esfuerzo mental de forma continuada, tales como: comprensión, razonamiento, solución de problemas, memoria, etc.;

La fatiga mental provocada por el trabajo es una consecuencia de la tensión que éste produce y suele eliminarse mediante un adecuado descanso. La fatiga es un mecanismo regulador del organismo, y tiene un gran valor adaptativo en tanto y cuanto que indica la necesidad de descanso.

Cuando aparece la fatiga mental en el trabajo se produce una disminución significativa de los niveles de atención, provoca un pensamiento lento lo cual disminuye el nivel de respuesta a los problemas, y provoca una disminución significativa de la motivación hacia el trabajo. 

Estas situaciones producen una bajada en el rendimiento profesional, reducen la actividad y hay un aumento de errores en la ejecución de las tareas encomendadas.

En el organismo la fatiga mental produce diversos trastornos psicológicos y psicosomáticos tales como: irritabilidad, inestabilidad emocional, ansiedad, estados depresivos, alteraciones en el sueño. Como alteraciones psicosomáticas pueden producirse: astenia, mareos, dolor de cabeza, dolores musculares, problemas digestivos, alteraciones cardíacas, etcétera.

Para prevenir la fatiga mental hay que mejorar las condiciones de trabajo y la organización de las tareas del puesto de trabajo. Desde las condiciones ambientales en el entorno de trabajo tales como: iluminación, ruido, calidad del aire, climatización; equipamiento del puesto de trabajo: mobiliario ergonómico, útiles y herramientas de trabajo.

Una de las mejores recomendaciones que existen para prevenir la fatiga consiste en la organización del tiempo de trabajo de manera que permita la realización de pausas. Si se realizan pausas a lo largo de la jornada de trabajo, se puede prevenir el estado de fatiga. Pero para que las pausas sean realmente efectivas deben permitir desconectar de los temas del trabajo y que la persona pueda apartarse físicamente del puesto de trabajo, cambiando el foco de atención.

Otras medidas convenientes para reducir la fatiga son:

  • Mejorar la información y documentación que se maneja, mejorar también tipo de soporte de esta información
  • Incorporar al trabajo variedad de tareas de distinto tipo y responsabilidad para evitar la monotonía.
  • Evitar el aislamiento, posibilitando la comunicación entre los trabajadores.
  • Facilitar entre los trabajadores las relaciones de cooperación, tanto formales como informales

Cada persona tiene una capacidad de resistencia a la fatiga que se ve modulada por sus características personales (por ejemplo, la edad) y por otros factores como: los hábitos de alimentación, de descanso y de ejercicio. Actuando sobre estos factores, adquiriendo y manteniendo hábitos saludables: una alimentación saludable, la práctica regular de ejercicio físico moderado y un buen patrón de descanso se influye positivamente no sólo en la propia salud, sino también en la capacidad de resistencia a la fatiga.

A parte de las alteraciones más frecuentes que hemos visto relacionadas con el trabajo con PVDs por ser enfermedades profesionales vamos a describir someramente el síndrome del Túnel carpiano y la Enfermedad de De Quervain, ambas relacionadas con movimientos repetidos al trabajar sobre el teclado y la superficie de la mesa.

 

La iluminación general deberá garantizar unos niveles adecuados de iluminación y unas relaciones adecuadas de luminancias entre la pantalla y su entorno.

El acondicionamiento del lugar de trabajo y del puesto de trabajo, así como la situación y las características técnicas de las fuentes de luz artificial, deberán coordinarse de tal manera que se eviten los deslumbramientos y los reflejos molestos en la pantalla u otras partes del equipo.

a. Reflejos y deslumbramientos

Los puestos de trabajo deberán instalarse de tal forma que las fuentes de luz, tales como ventanas y otras aberturas, los tabiques transparentes o translúcidos y los equipos o tabiques de color claro no provoquen deslumbramiento directo ni produzcan reflejos molestos en la pantalla.
Las ventanas deberán ir equipadas con un dispositivo de cobertura adecuado y regulable para atenuar la luz del día que ilumine el puesto de trabajo.

b. Ruido

El ruido producido por los equipos instalados en el puesto de trabajo deberá tenerse en cuenta al diseñar el mismo, en especial para que no se perturbe la atención ni la palabra.

c. Calor

Los equipos instalados en el puesto de trabajo no deberán producir un calor adicional que pueda ocasionar molestias a los trabajadores.

d. Emisiones

Toda radiación, excepción hecha de la parte visible del espectro electromagnético, deberá reducirse a niveles insignificantes desde el punto de vista de la protección de la seguridad y de la salud de los trabajadores.

e. Humedad

Deberá crearse y mantenerse una humedad aceptable.

Primeros auxilios

Los primeros auxilios son la primera ayuda que se preste a la persona herida antes de ser asistida por el personal sanitario y ser trasladada a un centro asistencial.
El estado y la evolución de las lesiones derivadas de un accidente dependen en gran parte de la rapidez y de la calidad de los primeros auxilios recibos.

Primeros auxilios

  • Actuación ante una emergencia (sistema PAS)
  • Heridas
  • Hemorragias
  • Quemaduras 
  • Fracturas, rasgones y luxaciones 
  • Transporte de la persona accidentada 
  • Intoxicaciones 
  • Atragantamientos

ACTUACIÓN ANTE UNA EMERGENCIA

En cualquier accidente hay que activar el sistema de emergencia: PAS

1º PROTEGER: DETERMINAR LOS POSIBLES PELIGROS EN EL LUGAR DEL ACCIDENTE Y PONER LA VÍCTIMA EN UN LUGAR SEGURO.

2º AVISAR: PARA ACTIVAR EL SISTEMA DE EMERGENCIA.

Teléfono de emergencias: 112

3º SOCORRER: RECONOCIMIENTO DE SIGNOS VITALES:

– CONSCIENCIA
– RESPIRACIÓN
– PULSO

(Se describe con la reanimación Cardiopulmonar RCP)

    1. Gestión de la Prevención

La gestión de la prevención requiere la coordinación y participación de toda la estructura jerárquica de la empresa, asignando responsabilidades en materia preventiva.

La gestión efectiva de la prevención consta de unos elementos esenciales:

  • La concepción de un sistema de prevención ajustado a las características de la empresa.
  • La organización y distribución de responsabilidades preventivas en la estructura jerárquica, para lo que será necesario elaborar y ejecutar un plan de prevención.
  • El análisis de los riesgos y su control mediante la evaluación y planificación de la actividad preventiva.
  • Establecimiento de un sistema de coordinación en materia preventiva con las empresas externas contratadas.

Todas las empresas, incluidas las Administraciones Públicas, deben contar con un sistema de organización de la prevención de riesgos laborales.

En función del número de trabajadores y trabajadoras de la empresa, y las actividades laborales que desarrollen, hay distintos modelos de organización de recursos para el desarrollo de la actividad preventiva.

Las modalidades son:

    1. El empresario asume personalmente la actividad preventivo
    2. Designación de uno o varios trabajadores de la empresa 
    3. Constitución de un servicio de prevención propio. 
    4. Contratación de un servicio de prevención ajeno.

EL/LA EMPRESARIO/A ASUME PERSONALMENTE LA ACTIVIDAD PREVENTIVA

  1. Empresas de menos de 10 trabajadores/as

El/la empresario/a deberá desarrollar de forma habitual su actividad en el centro de trabajo y deberá tener la capacidad necesaria, en función de los riesgos a que estén expuestos los trabajadores y trabajadoras de su empresa y la peligrosidad de las actividades, (las actividades de la empresa no deben estar incluidas en el anexo I.
de los/las trabajadores/as, así como aquellas otras actividades preventivas no asumidas personalmente por el empresario, deberán cubrirse mediante el recurso a alguna de las restantes modalidades de organización preventiva previstas.

  1. Menos de 250 trabajadores/as

El empresario puede designar a uno o varios trabajadores para ocuparse de la actividad preventiva en la empresa.
Las actividades preventivas para cuya realización no resulte suficiente la designación de uno o varios trabajadores deberán ser desarrolladas a través de uno o más servicios de prevención propios o ajenos.

Para el desarrollo de la actividad preventiva, los trabajadores designados deberán tener la capacidad correspondiente a las funciones a desempeñar

  1. Empresas de más de 500 trabajadores/as

Se entiende como servicio de prevención el conjunto de medios humanos y materiales necesarios para realizar las actividades preventivas a fin de garantizar la adecuada protección de la seguridad y la salud de los trabajadores/as, asesorando y asistiendo para ello al empresario, a los trabajadores y a sus representantes y a los órganos de representación especializados.

El servicio de prevención propio constituye una unidad organizativa específica y sus integrantes dedican de forma exclusiva su actividad en la empresa a la finalidad del mismo.

Los servicios de prevención proporcionan a la empresa el asesoramiento y apoyo necesario en función de los tipos de riesgo en ella existentes y en lo referente a:

  • El diseño, implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales que permita la integración de la prevención en la empresa.
  • La evaluación de los factores de riesgo que puedan afectar a la seguridad y la salud de los trabajadores
  • La planificación de la actividad preventiva y la determinación de las prioridades en la adopción de las medidas preventivas y la vigilancia de su eficacia.
  • La información y formación de los trabajadores.
  • La prestación de los primeros auxilios y planes de emergencia.
  • La vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con los riesgos derivados del trabajo.

Los servicios de prevención tienen carácter interdisciplinario. Deben disponer, como mínimo, de dos especialidades o disciplinas preventivas, desarrolladas por expertos con la capacitación requerida para las funciones a desempeñar. Dichos expertos deben actuar de forma coordinada, en particular en relación con las funciones relativas al diseño preventivo de los puestos de trabajo, la identificación y evaluación de los riesgos, los planes de prevención y los planes de formación de los trabajadores.

  1. Servicio de Prevención Ajeno

Se trata de una empresa externa que el empresario contrata para realizar las tareas preventivas que no han podido ser asumidas por ninguna de las modalidades preventivas anteriores.

Recursos Preventivos

Hay situaciones o tareas en las empresas que por su especial peligrosidad necesitan ser vigiladas mientras se llevan a cabo para evitar daño a la seguridad y salud de los trabajadores/as.
Las personas que realizan esta tarea se denominan recursos preventivos.
Se consideran recursos preventivos:

  • Uno o varios trabajadores designados de la empresa (que no tienen por qué ser los mismos que los designados para realizar las actividades preventivas)
  • Uno o varios miembros del servicio de prevención propio de la empresa.
  • Uno o varios miembros del o los servicios de prevención ajenos concertados por la empresa.

La actividad preventiva de una empresa no puede quedar reducida al servicio de prevención, de poco serviría. La actuación de los servicios de prevención es condición necesaria, aunque no suficiente. Juegan un papel importante de la integración en cuanto que actúan como asesores del empresario y de los trabajadores, en especial, para promover, apoyar y valorar la integración de la prevención en el sistema de gestión de la empresa. Asesoran a la empresa en el diseño, implantación y aplicación del plan de prevención.

La obligación de integrar la prevención recae en el empresario. Al diseñar el sistema de gestión de la empresa debe asignar funciones preventivas a sus directivos y mandos.

¿Qué significa integrar la prevención de riesgos laborales?

Integrar la prevención significa incorporar funciones preventivas, tanto al conjunto de las actividades como a todos sus niveles jerárquicos.

Respecto de las actividades, debe proyectarse en los procesos técnicos, en la organización del trabajo y en las condiciones en que éste se preste.
Respecto a la integración en todos los niveles jerárquicos de la empresa, implica la atribución a todos ellos, y la asunción por éstos, de la obligación de incluir la prevención de riesgos en cualquier actividad que realicen u ordenen y en todas las decisiones que adopten.

¿Cómo puede integrarse la prevención?

A través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales.

EL PLAN DE PREVENCIÓN

El Plan de prevención de riesgos laborales es la herramienta a través de la cual se integra la actividad preventiva de la empresa en su sistema general de gestión y se establece su política de prevención de riesgos laborales.

El Plan de prevención de riesgos laborales debe ser aprobado por la dirección de la empresa, asumido por toda su estructura organizativa, en particular por todos sus niveles jerárquicos, y conocido por todos sus trabajadores.

El Plan de prevención de riesgos laborales habrá de reflejarse en un documento que se conservará a disposición de la autoridad laboral, de las autoridades sanitarias y de los representantes de los trabajadores, e incluirá, con la amplitud adecuada a la dimensión y características de la empresa, los siguientes elementos:

    1. La identificación de la empresa, de su actividad productiva, el número y características de los centros de trabajo y el número de trabajadores y sus características con relevancia en la prevención de riesgos laborales.

b) La estructura organizativa de la empresa, identificando las funciones y responsabilidades que asume cada uno de sus niveles jerárquicos y los respectivos cauces de comunicación entre ellos, en relación con la prevención de riesgos laborales.
c) La organización de la producción en cuanto a la identificación de los distintos procesos técnicos y las prácticas y los procedimientos organizativos existentes en la empresa, en relación con la prevención de riesgos laborales.
d) La organización de la prevención en la empresa, indicando la modalidad preventiva elegida y los órganos de representación existentes.
e) La política, los objetivos y metas que en materia preventiva pretende alcanzar la empresa, así como los recursos humanos, técnicos, materiales y económicos de los que va a disponer al efecto.

Los instrumentos esenciales para la gestión y aplicación del Plan de prevención de riesgos laborales son la evaluación de riesgos laborales y la planificación de la actividad preventiva.

Constituye la base de partida de la acción preventiva, ya que a partir de la información obtenida con la evaluación podrán adoptarse las decisiones precisas sobre la necesidad o no de acometer acciones preventivas.

¿En qué consiste la evaluación de riesgos laborales?

Consiste en un examen sistemático de todos los aspectos del trabajo para determinar:

Qué puede causar daño o lesión
si los riesgos pueden eliminarse
qué medidas preventivas o de protección se han adoptado o deben adoptarse

¿Quién realiza la evaluación de riesgos laborales?

La evaluación de riesgos laborales la realizan los técnicos del Servicio de Prevención. 

Dependiendo de la formación y capacitación podrán realizar las siguientes actuaciones:

  1. Nivel básico: evaluaciones elementales y establecer medidas preventivas. Formación: 30 o 50 horas.
  2. Nivel intermedio: evaluaciones de riesgo, excepto las asignadas a nivel superior. Proponer medidas control y reducción de riesgos. Formación: 300 horas
  3. Nivel superior: evaluaciones de riesgo que precisen medición, interpretación, y planificación, control y reducción de riesgos. Formación: 600 horas

Se tendrá en cuenta la información de los trabajadores y trabajadoras.

¿Qué es una evaluación de riesgos laborales?

De acuerdo con la ley 31/95, de prevención de riesgos laborales, se define “evaluación de riesgos labores como el “proceso dirigido a estimar la magnitud de aquellos riesgos que no hayan podido evitarse, obteniendo la información necesaria para que el empresario esté en condiciones de tomar una decisión apropiada sobre la necesidad de adoptar medidas preventivas, y en tal caso, sobre el tipo de medidas que deben adoptarse”

Es un documento en el que se identifica y valora la importancia de los riesgos existentes para la seguridad salud en el trabajo del personal que realiza sus tareas en un determinado centro de trabajo. Se tiene en cuenta la naturaleza de la actividad, las características de los puestos de trabajo existentes y de los trabajadores que deban desempeñarlos.

¿Cómo se realiza una evaluación de riesgos?

Recogida de datos “in situ”, visitando los distintos puestos de trabajo y recogiendo información relativa a las tareas desarrolladas, y el lugar de trabajo en el que se realizan (instalaciones, maquinaria, equipos de trabajo en general, mobiliario, medio ambiente de trabajo, iluminación…).

Información proporcionada por los trabajadores y/o sus representantes respecto a su puesto de trabajo.

Estimación del riesgo laboral

Una vez recogidos los datos necesarios, se procede a elaborar el documento que nos permitirá establecer los riesgos existentes y su peligrosidad.

Se define el riesgo laboral como la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Para calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad o importancia, se debe valorar conjuntamente la severidad del daño y la probabilidad de que se produzca.

La severidad indica el daño que se puede producir al trabajador si el riesgo se materializa.

La probabilidad indica si es fácil o no que el riesgo se materialice en las condiciones existentes:

La evaluación debe actualizarse:

a) Cuando así lo establezca una disposición específica.

b) Cuando se elijan nuevos equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos, se introduzcan nuevas tecnologías o se modifique el acondicionamiento de los lugares de trabajo.

c) Cuando existan cambios en las condiciones de trabajo por modificación del proceso, etc.

d) Por la incorporación de un trabajador menor de 18 años o cuyas características o estado biológico le hagan especialmente sensibles a determinados riesgos.

e) Cuando en caso de maternidad y periodo de lactancia, no se hubiese contemplado esta situación específica en la evaluación inicial

f) Cuando en los controles periódicos de las condiciones de seguridad se haya detectado que las actividades preventivas son insuficientes o inadecuadas

g) Cuando en los controles periódicos de la vigilancia de la salud se haya detectado que las actividades preventivas son insuficientes o inadecuadas

h) Cuando se produzcan daños para la salud.

i) Cuando exista una situación epidemiológica según datos aportados por las autoridades sanitarias u otras fuentes.

j) Cuando se acuerde con los representantes de los trabajadores teniendo en cuenta el deterioro a lo largo del tiempo de los medios empleados en el proceso productivo.

Dichas actividades serán objeto de planificación por el empresario.

Si el resultado de la evaluación de riesgos laborales pone de manifiesto situaciones de riesgo, se deberá planificar la actividad preventiva con objeto de eliminar o controlar y reducir dichos riesgos, conforme a un orden de prioridades en función de su magnitud y número de trabajadores expuestos a los mismos.

¿Qué debe incluir?

● Se tendrá en cuenta disposiciones legales específicas, y principios de acción preventiva.
● Se incluirán los medios humanos y materiales necesarios.
● Integrará medidas de emergencia y vigilancia de la salud, formación e información.
● Debe planificarse para un periodo determinado.