LAS NUEVAS COMUNIDADES DIGITALES DE APRENDIZAJE

LAS NUEVAS COMUNIDADES DIGITALES DE APRENDIZAJE

El desarrollo de comunidades de aprendizaje universitarias

se ha concebido bajo un enfoque por competencias con pluralidad de pedagogías y dimensiones educativas. Ello remite a un aprendizaje articulado a los distintos ámbitos de la sociedad como creadores de conocimiento, que incluye aprendizajes prácticos, en talleres, bajo pasantías y prácticas profesionales e investigación aplicada. Estas son expresiones de la pertinencia y de la formación por competencias, que impulsan la superación de las comunidades estrechas del aula y la institución y el abordaje dominantemente teórico. Se impone así un aprendizaje flexible, no construido en aulas ni de manera reducida, sino en redes abiertas con entornos sociales colaborativos globales virtualizados y altamente articulados al mundo del trabajo y al mundo del saber. Ello favorece la expansión de la educación a distancia y la propia apertura de la universidad a otras realidades sociales, lo que “implica no solo salir de sus muros para dirigirse a ellas, sino también abrir sus puertas para que dichas realidades sociales pasen a ser también agentes formativos de las y los estudiantes universitarios” (Aguilera et al, 2010).

LAS NUEVAS COMUNIDADES DIGITALES DE APRENDIZAJE

Las redes y vasos comunicantes son las formas que va asumiendo una nueva porosidad social que rompe las tradicionales fronteras y abre las puertas y ventanas de las comunidades cerradas. En esta línea se ha ido pasando desde el enfoque de la comunidad del aprendizaje centrada solo en el aula hacia el enfoque de la comunidad de la institución con movilidad académica y créditos y, ahora, hacia enfoques de aprendizaje bajo lógicas sistémicas que imponen movilidad estudiantil, flexibilidad de aprendizajes, comunidades articuladas con múltiples trayectorias académicas interinstitucionales en redes globales digitales. Las regulaciones sistémicas marcan este camino hacia un aprendizaje flexible articulado a procesos de evaluación, regulación, sistemas nacionales de créditos y estándares globales apoyados en sistemas de reconocimiento y movilidad internacional. Ello también incorpora los riesgos y las tensiones entre una regulación necesaria y la diferenciación, la libertad, la creatividad y la autonomía imprescindibles, impulsadas por diversidad de instituciones, la expansión de la frontera del conocimiento y la creciente existencia de mercados globales de las instituciones, los conocimientos y los trabajos. Esto impulsa la especialización del conocimiento con un aumento de la división internacional del trabajo intelectual que favorece la cooperación, el reconocimiento de las certificaciones y la movilidad académica y profesional.

 

Mecanismo de diferenciación

Es un impulso hacia mecanismos de diferenciación, especialización y jerarquización de las instituciones universitarias al interior de sistemas más globales y, a la vez, más individuales con alta movilidad, educación especializada permanente, consumidores y productores globales de conocimientos con el nacimiento de la universidad red global como comunidad de aprendizaje. En este escenario se necesitan sistemas universitarios flexibles y diferenciados, que permitan múltiples recorridos y diversidad de comunidades de aprendizaje articuladas en red, con diferenciación institucional, con universidades multiculturales e indígenas, tecnológicas, a distancia y virtuales, entre otras; junto a un sistema de articulación, movilidad nacional, regional e internacional, reconocimiento de los aprendizajes y similares estándares de licenciamiento, información, evaluación y acreditación.

LAS NUEVAS COMUNIDADES DIGITALES DE APRENDIZAJE

Es un entorno que impulsa universidades diversas, diferentes y especializadas, a la vez bajo enfoques y lecturas sistémicas de los problemas de la sociedad, para al tiempo cubrir la mayor cantidad de opciones del sistema laboral y de la división social y técnica del trabajo y de un mundo del conocimiento fragmentado, multidimensional, en red, virtual y global. Un sistema poco diferenciado, una educación en red, un sistema donde la diferenciación se restringe a instituciones públicas o privadas —o solo técnicas o universitarias—, a enfoques nacionales, a comunidades cerradas y a modelos presenciales limita las comunidades potenciales de aprendizaje y las propias oportunidades de las personas. Es una lógica sistémica, global y en red de las comunidades de aprendizaje significativas y que, a la vez, facilita recorridos individuales revalorizando así al sujeto de la educación personalizada y territorializada, que debe ser siempre el objeto, en la sociedad, de nuestros futuros posibles dentro de las comunidades de aprendizaje en redes.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.