Formas de realizar una tutoría

Formas de realizar una tutoría. 

 Atendiendo al tipo de metodología de enseñanza que se utilice para llevar a cabo el curso de formación (presencial, semipresencial, a distancia, etc.), se pueden desempeñar las acciones tutoriales en diferentes contextos:  

  1. Tutoría presencial: se pueden plantear como tutorías individuales o grupales, siendo las últimas las más comunes en este tipo de tutorías de clase presenciales. Si se trata de la primera sesión, El formador introducirá el curso y dará recomendaciones sobre la mejor manera de aprovechar el tiempo. 

En las siguientes tutorías El formador repasará con El alumno los diversos módulos o unidades didácticas y resolverá las dudas que les puedan surgir. 

  1. Tutoría por correspondencia: El alumno envía al⁄a la tutor (por escrito) sus dudas y preguntas sobre los contenidos del curso, los ejercicios de evaluación, etc. Los Envíos pueden hacerse mediante correo postal, correo electrónico o vía fax.  
  2. Tutoría telefónica: sirven para que El alumno y El formador puedan tener un contacto más periódico, para ir resolviendo las dudas que les puedan surgir a los⁄as alumnos⁄as conforme van avanzando en el curso. 
  3. Tutoría por ordenador: son las llamadas teleconferencias e implican comunicación bidireccional, del la tutor al⁄ a la alumno y viceversa, en tiempo real y en cualquier momento 

Formas de realizar una tutoría 

Supervisión y seguimiento del aprendizaje individualizado. 

 Entendemos por aprendizaje individualizado, el uso de un método de enseñanzaaprendizaje que procura la participación del la alumno según sus capacidades y ritmo, tomando como criterio comparativo los resultados del la propio⁄a alumno (su propio progreso sin compararlo con el resto de companeros⁄as). 

 Una vez, por tanto, que el curso ha comenzado hay que asegurarse que los⁄as alumnos⁄as están progresando al ritmo deseado durante todo el curso. 

1.1.- Técnicas y estrategias de aprendizaje individualizado. 

 Como formadores⁄as, en primer lugar debemos procurar que nuestro alumnado sepa autodiagnosticar sus necesidades de formación y que consigan dar respuesta a esas necesidades planteando un plan de actuación coherente. 

 Algunas pautas que podríamos poner en marcha para facilitar este diagnóstico inicial de necesidades formativas individuales serían: 

pastedGraphic.png Ayudar a los⁄as alumnos⁄as a conocerse y aceptarse a sí mismos valorándose positivamente. 

pastedGraphic.png Ayudar a valorar sus necesidades y competencias para que puedan trazar dicho plan de actuación. 

pastedGraphic.png Ayudar al alumnado a seleccionar las actividades más interesantes para procurar un aprendizaje significativo. 

pastedGraphic.png Localizar los recursos existentes y⁄o procurar información nueva sobre los contenidos objeto de aprendizaje. 

pastedGraphic.png Ayudar al alumnado a desarrollar una actitud positiva que fomente su interés por la formación. 

pastedGraphic.png Animar y ayudar al alumnado a vincular las actividades de aprendizaje con la realidad práctica del trabajo. 

 Formas de realizar una tutoría

 Todo ello deriva, en última instancia, en proporcionar a los⁄as alumnos⁄as estrategias de aprendizaje individualizado que contribuyan a construir su propio itinerario formativo acorde a las propias necesidades e intereses. 

 A la hora de elegir una técnica o estrategia es necesario tener en cuenta una serie de factores, como son: 

pastedGraphic_1.png factores personales: pastedGraphic_2.png propósitos pastedGraphic_2.png expectativas pastedGraphic_2.png objetivos pastedGraphic_2.png conocimientos previos del la alumno 

pastedGraphic_2.png recursos personales: concentración, comprensión, habilidades técnicas de 

estudio, etc. pastedGraphic_2.png interés 

pastedGraphic_2.png autoconcepto 

pastedGraphic_2.png etc. 

pastedGraphic_1.png Característica propias del trabajo a realizar: 

pastedGraphic_2.png objetivos pastedGraphic_2.png contenido 

pastedGraphic_2.png dificultad 

pastedGraphic_2.png estructura pastedGraphic_2.png etc. 

pastedGraphic_1.png Características del contexto: 

pastedGraphic_2.png tiempo: adecuación de las actividades al tiempo disponible pastedGraphic_2.png lugar: luz, ruidos, interrupciones, etc. 

pastedGraphic_2.png materiales de trabajo, etc. 

pastedGraphic_1.png La planificación: 

pastedGraphic_2.png antes de realizar el trabajo hay que analizar y valorar los distintos elementos que lo configuran con el fin de programar una acción formativa eficaz 

pastedGraphic_1.png La evaluación: pastedGraphic_2.png evaluar el aprendizaje, recursos, funcionalidad, adecuación, estrategias 

empleadas, etc. 

 Formas de realizar una tutoría

 El mejor método y estrategias para este tipo de aprendizaje autónomo es el inductivo; el cual permitirá a los⁄as alumnos⁄as llegar por sí mismos a conclusiones generales a partir de las actividades prácticas que realicen. Mediante preguntas y reflexiones se estimula a los⁄as alumnos⁄as a elaborar ideas. 

 Todas aquellas técnicas de aprendizaje activo (debates, proyectos, phillips 66, etc.) son adecuadas para este tipo de aprendizaje autónomo, contribuyendo a que los⁄as alumnos⁄as lleguen al resultado esperado por sus propios medios y estimulandolos⁄as para que piensen y se muevan en su labor de aprendizaje. 

 

Plan y técnicas de estudio. 

 Las elevadas tasas de fracaso escolar que se están dando actualmente generan mucha expectación, debates, discusiones y desconfianza ante los actuales sistemas de enseñanza. 

 Una de las variables que afectan a este fracaso, no es ya que los⁄as alumnos⁄as no quieran estudiar; más bien no se les enseña a estudiar. 

 Por ello, y volvemos de nuevo al tema que nos ha ocupado el apartado anterior, a los⁄as formadores⁄as no les basta con transmitir los contenidos de aprendizaje; sino que además es labor primordial “enseñar a aprender” a sus alumnos⁄as. Esto implica secuenciar procedimientos, técnicas y habilidades para la adquisición, almacenamiento y utilización de los conocimientos. 

 Entre las distintas técnicas de aprendizaje se encuentran las técnicas de estudio; o conjunto de herramientas que ayudan a mejorar el rendimiento y facilitan el proceso de memorización y estudio. 

 Las técnicas de estudio configuran una metodología guiada de la manera de estudiar, de las pautas a seguir en el proceso y del desarrollo de la misma utilizando técnicas concretas: lectura, resumen, esquemas, etc. 

 El formador debe proporcionar a su alumnado el mayor número de métodos de estudio posibles, para que cada uno⁄a elija el más favorable para el⁄ella mismo⁄a. De este modo, se personaliza la forma de estudiar y se adapta mejor al resto de hábitos y capacidades. Si, por ejemplo, una persona tiene capacidad para sintetizar, el resumen le puede resultar ventajoso; si, por el contrario, capta mejor las imágenes (información gráfica o visual), el esquema que mejor se adaptaría a el⁄ella sería el “estudio-fotográfico”. 

  Entre la gran variedad de técnicas de estudio existentes, podemos destacar: 

pastedGraphic_3.png Planificación del trabajo y organización personal. 

pastedGraphic_3.png Desarrollo de la atención. 

pastedGraphic_3.png Comprensión lectora y velocidad de lectura. 

pastedGraphic_3.png Comprensión del texto: el subrayado y la lectura. 

pastedGraphic_3.png Técnicas de memorización. 

pastedGraphic_3.png Desarrollo de la agilidad mental. 

pastedGraphic_3.png Aprender a redactar correctamente. 

pastedGraphic_3.png Preparación de un examen. 

 Pero, además de hacer uso de cualquiera de las técnicas de estudio existentes; es importantísimo que El alumno esté motivado para estudiar y aprender, que mantenga el interés y la disposición durante el proceso de aprendizaje.