El formador y las actitudes de los alumnos

El formador y las actitudes de los alumnos 

Durante el proceso de aprendizaje los alumnos pueden manifestar actitudes variadas que pueden ir desde la más absoluta impaciencia hasta el interés, o la curiosidad más exacerbada. Hemos de tener en cuenta que estamos trabajando con personas adultas que no están habituadas a asistir a clase y que encontrarán numerosas dificultades para aprender. Además de ello, tienen ya un bagaje de experiencias e ideas que se resistirán a cambiar y las cuales mediatizarán su proceso formativo. 

Los adultos manifestarán distintas actitudes ante su proceso formativo las cuales deben ser reformuladas positivamente por El formador para conseguir los logros deseados. 

 

El formador y las actitudes de los alumnos

 

¿Cómo debe actuar un formador ante determinadas actitudes de los alumnos? 

pastedGraphic.png