El formador y la comunicación

El formador y la comunicación.

La comunicación pedagógica 

La comunicación pedagógica es el proceso a través del cual El formador y el grupo de alumnos intercambian experiencias y conocimientos. El/a formador debe entrenarse y prepararse a fondo para que este proceso de comunicación favorezca al máximo el proceso de aprendizaje de los alumnos y no se constituya como un elemento de interferencia. 

Mediante el feed-back o retroalimentación El formador ha de comprobar continuamente si los alumnos han recibido de forma adecuada su mensaje. 

Para que el proceso de comunicación pedagógica se desarrolle correctamente, El formador debe tener siempre presente los siguientes aspectos de la comunicación: 

 

pastedGraphic.png

 

El formador y la comunicación

 

Cómo adaptar la comunicación a los alumnos 

A pesar de que El formador tenga desarrolladas sus habilidades de comunicación, siempre tendrá que poner en juego una serie de recursos que faciliten su proceso de comunicación con los adultos/as. Para ello, se aconseja que ponga en marcha algunos de los siguientes comportamientos:  

 

 

pastedGraphic_1.png

 

El formador y la comunicación

 

La comunicación no verbal 

No sólo nos comunicamos a través de la palabra, sino que los gestos y otros comportamientos también juegan un papel decisivo en el proceso de comunicación. El/a formador ejerce una gran influencia sobre la relación pedagógica con el conjunto de signos no verbales que utiliza, por lo que debemos tener en cuenta: 

 

pastedGraphic_2.png

 

El formador debe tener mucho cuidado con sincronizar el mensaje verbal con el no verbal. Ambos han de ser complementarios y nunca contradictorios, y no podemos olvidar que la comunicación no verbal de los alumnos también nos aporta información sobre cómo ha llegado nuestro mensaje.