¿Cómo se extinguen las causas de los problemas de clima de aula?

¿Cómo se extinguen las causas de los problemas de clima de aula?

¿ además de convivencia, aprendizaje y conducta de los estudiantes?

1.- Redefinir el rol del profesor: ¿Cuál es el rol del profesor? El rol del profesor es lograr que los estudiantes sean los protagonistas de sus aprendizajes, trabajar valores y hábitos, a través de normas claras para lograr un buen clima de aula propicio para el aprendizaje, un ambiente de buena convivencia y trabajar las diferentes habilidades para que TODOS los estudiantes puedan resolver sus problemas. Para ello, el profesor no puede ser el protagonista, tiene que observar y guiar a los estudiantes para que puedan resolver sus tareas y problemas solos. El estudiante tiene que ser el protagonista de sus aprendizajes para tener sus logros, sentirse capaz y ser feliz. Una vez logrado este cambio de rol, el profesor puede trabajar la formación valórica.

2.- Tener una formación valórica en el Colegio para ser una buena persona…. ¿Cómo se forma una estructura ética y moral en los estudiantes? Para desarrollar una estructura ética y moral o lograr una formación valórica en los estudiantes, el profesor debe establecer normas claras basadas en valores para formar hábitos. El resultado de estas normas se observará en el clima de aula y la convivencia que exista en el colegio. Si no hay resultados, hay que revisar las normas. Entonces, si las normas son formativas, ¿se podrán consensuar? Entonces, para tener un buen clima de aula y convivencia, las normas tienen que estar estipuladas de antemano porque son formativas, es decir, son para la vida, conformarán la estructura ética y moral de cada estudiante. Los hábitos y valores no se enseñan sino se muestran, la persona clave en este proceso de formación es el profesor, ya que los estudiantes son reflejo de sus actitudes y conductas. Si el profesor es conversador… el curso es conversador. Si el profesor es tranquilo… el curso es tranquilo. Si el profesor es ansioso… el curso es ansioso.

 

Si el profesor es observador… los estudiantes hacen y resuelven. Si el profesor es reflexivo… los estudiantes reflexionan. Si el profesor sobreprotege… los estudiantes se victimizan y son dependientes. Si el profesor es manipulable emocionalmente… los estudiantes hacen “pataletas”. Para tener un buen clima de aula y buena convivencia, no pueden existir “pataletas”, es decir: Agresiones verbales o físicas. Mentiras Autoagresiones Desafíos o falta de respeto Manipulaciones emocionales Los estudiantes usan como estrategia las “pataletas” para conseguir algo y lo logran, es decir, los profesores lo permiten. Cuando los adultos son coherentes, las “pataletas” se extinguen. Mientras existan “pataletas” en el aula, son síntomas que los profesores y/o los adultos en la sala de clase no son coherentes, sistemáticos, pacientes, tranquilos para educar las emociones de los estudiantes, lo que permitirá formar hábitos y valores, como el autocontrol, respeto, voluntad de hacer, paciencia, tranquilidad y empatía. ¿Por qué un mismo curso no se comporta de igual forma con todos los profesores? Los estudiantes se comportan diferente con un profesor que es manipulable emocionalmente que con otro que tiene las normas claras y es coherente. ¿Cuándo surgen las pataletas? Cuando el profesor pierde su liderazgo y coherencia, y el estudiante lo logra manipular emocionalmente consiguiendo lo que quiere. La pérdida de liderazgo se transforma en un círculo vicioso, donde el profesor cambia de estrategias y pierde credibilidad. Es decir, El profesor comienza en una fase de sobreprotector, de amigo o asistencialista, (1) cree que tiene liderazgo (2) dando “sermones”, negociando y premiando, es decir, “Ley de la Buena Onda”, como no resulta cambia a la fase de tirano o autoritario donde (4) cree que recupera su liderazgo y respeto, gritando, amenazando o castigando (5), es decir, “Ley del Terror”, surgen las culpas y nuevamente no resulta y se vuelve al punto de inicio.

¿Cómo se extinguen las causas de los problemas de clima de aula?

Esta es la razón por qué los estudiantes manifiestan que sus profesores son “bipolares”, es decir, cambiantes. A veces negocian y premian, después gritan, amenazan o castigan. Entonces, si el profesor es cambiante, ¿cómo son los estudiantes?… ¿serán estables emocionalmente? Un adulto que es cambiante es difícil de respetar. El respeto surge desde la coherencia, donde el estudiante está tranquilo, porque el adulto cumple con lo que dice. ¿Qué se necesita para educar las emociones de los estudiantes? Todos los profesores, asistentes y directivos deben ser coherentes a un mismo discurso y cumpliendo con las normas establecidas. La palabra clave para trabajar la estructura ética y moral de los estudiantes es la coherencia de los adultos. Una vez logrado un buen clima de aula y de convivencia, se puede comenzar a desarrollar habilidades. 3.- Desarrollar habilidades en los Colegios para ser una persona feliz…. ¿Cómo se desarrollan las habilidades? Un resultado es la evaluación de un proceso. Los estudiantes para mejorar sus resultados necesitan un proceso consecuente con su nivel, donde se les entregan herramientas, es decir, desarrollen habilidades. Mientras más habilidades tenga un estudiante tendrá una mayor capacidad para resolver problemas. Lo más importante es creer y confiar en los procesos que estamos desarrollando para que TODOS los estudiantes puedan aprender. De este modo, podremos transmitir con fuerza y convicción lo que estamos haciendo y los estudiantes lo percibirán. La convicción es una vibración muy fuerte y contagiosa. La fuerza de creer es amor, porque sale del corazón, y permite que lo imposible se haga posible. Hay múltiples ejemplos que muestran los resultados increíbles que genera esta fuerza, uno de ellos lo podemos apreciar en el siguiente relato: Habían dos niños patinando sobre una laguna congelada cuando de repente el hielo se rompió y uno de ellos cayó en el agua.

 

El otro niño, al ver como su amigo se ahogaba debajo del hielo. Tomó una roca y empezó a golpear el hielo con todas sus fuerzas hasta que logró quebrarlo y así salvar a su amigo. Cuando llegaron los bomberos y vieron lo que había sucedido, se preguntaron, sorprendidos: “¿Cómo lo hizo? El hielo es muy grueso. ¡Es imposible que lo haya podido quebrar con esa roca y sus manos tan pequeñas!” En ese instante apareció un anciano y dijo: “Yo se cómo lo hizo”. “¿Cómo?”, le preguntaron al anciano. Y él contestó: “el estaba seguro que iba a salvar a su amigo y no había nadie a su alrededor que le dijera que no lo podía lograr…”. Síntomas de NO creer ni confiar: Hablar sin escuchar Enjuiciar Quejarse y victimizarse Criticar destructivamente Culpar a otros Dudar Dificultades para trabajar en equipo Sobreproteger Cuando tenemos la convicción de lo que queremos lograr; hacemos, y no hay tiempo para criticar destructivamente a otros, porque estamos constantemente corrigiendo nuestros propios errores para mejorar y así lograr nuestro objetivo. ¿Qué le sucederá a un estudiante cuando dudamos de sus capacidades? ¿Qué sentimos cuando no creen en nosotros? ¿Creemos que es posible que TODOS los estudiantes pueden aprender? En todo proceso se debe tener la plena confianza en alcanzar el objetivo. Es decir, no solamente sentirlo, sino también pensarlo y expresarlo corporal y verbalmente. Es importante decir y actuar acorde a “Creo que eres capaz de lograrlo. Confío en tus capacidades…”, sobre todo cuando los resultados son adversos. “Si lo puedes imaginar, lo puedes lograr”. Anónimo Para desarrollar habilidades tenemos que entrenar y para ello hay que primero desarrollar la voluntad de hacer para que se haga un hábito.

 

Aprendizajes en desarrollo

¿Qué es la voluntad de hacer? Los aprendizajes se desarrollan haciendo. Sin embargo, hoy día prima el derecho a no hacer y esto conlleva a no desarrollar ciertas habilidades ni buenos hábitos. La formación de la voluntad se desarrolla haciendo y nos permite hacer lo que hay que hacer, a pesar de las adversidades, las dificultades, los contratiempos o los estados de ánimo, para obtener resultados. Y nuestros logros nos motivan para seguir haciendo. La voluntad de hacer se pone a prueba cada vez que algo nos cuesta o no lo queremos hacer, hay cansancio, fracasos y pocos resultados positivos. Las metas o logros están determinados por nuestro esfuerzo, trabajo sistemático, disciplina y entrega en cada proceso… Por lo tanto, cada uno decide conscientemente, a través de su esfuerzo, trabajo y disciplina hasta dónde quiere llegar. Para desarrollar habilidades tenemos que entrenar y para ello hay que primero desarrollar la voluntad de hacer para que se haga un hábito. “No es lo importante lo que uno hace, sino cómo lo hace, cuánto amor, sinceridad y fe ponemos en lo que realizamos. Cada trabajo es importante, y lo que yo hago no lo puedes hacer tu. De la misma manera que yo no puedo hacer lo que tú haces.” María Teresa de Calcuta Entonces, La voluntad es tomar la decisión y hacerlo. La voluntad nos permite repetir hasta lograr hábitos, los cuáles nos permiten alcanzar nuestros objetivos en la vida. El lóbulo pre-frontal toma la decisión de hacer, es decir, la voluntad entra en acción y ejecuta todas las repeticiones que sean necesarias hasta que se activan los ganglios basales, donde se genera el hábito y lo hacemos en forma automática. ¿Qué es entrenar? Es hacer un proceso, donde se trabaja en forma sistemática y disciplinada, haciendo el máximo esfuerzo. ¿Qué es un entrenamiento? Un entrenamiento es la eficacia de un proceso con el fin de obtener un resultado planificado. Las variables más importantes para tomar en cuenta en un proceso: es el orden de los ejercicios, la duración y la frecuencia. Esto se determina de acuerdo al desarrollo neurológico de la persona o grupo y de sus habilidades. Un entrenamiento o proceso tiene dos fases:

1. Se adquiere el aprendizaje.

2. El aprendizaje consciente se hace inconsciente o automático.

Fase 1 ¿Cómo se adquiere un nuevo aprendizaje? Se determina el punto de partida del curso o estudiante, de acuerdo a su nivel, lo defino como “n”. Es importante diferenciar el nivel donde debería estar el estudiante o curso con su nivel real. Luego, se determina la calidad y cantidad de repeticiones necesarias para lograr un nuevo aprendizaje. Este concepto lo defino como n+1 de un entrenamiento, donde el 1 es el nivel de dificultad, intensidad, duración y frecuencia del estímulo requerido para alcanzar un nuevo resultado, y la persona se siente capaz y protagonista de su proceso. Se debe entrenar hasta que el “n + 1” se convierta en un nuevo “n” (un nuevo nivel). Cada 1 que se suma requiere de una mayor exigencia, pero posible de enfrentar. No es un problema de la cantidad de repeticiones sino de la calidad. Esto lo podemos representar de la siguiente forma: Fase 2 ¿Cómo un aprendizaje nuevo se hace automático? Cuando se adquiere un nuevo aprendizaje se tiene que repetir el proceso sin sumar +1, hasta que se pueda ejecutar sin pensar. Un ejemplo de ello, es cuando una persona aprende a manejar.

¿Cómo se extinguen las causas de los problemas de clima de aula?

Sabe lo que tiene que hacer, pero necesita seguir practicando hasta que pueda coordinar el embrague, el acelerador, el freno, los cambios, el espejo hacia atrás y laterales, sin pensar, para que pueda concentrarse en tomar decisiones en lo están ocurriendo mientras maneja, es decir, adelantar, frenar, doblar, retroceder, etc. Se estima que una persona que aprende a manejar necesita un año de practica para considerarse un conductor. Si la persona no practica, no logra coordinar todas las habilidades requeridas, tiene miedo de manejar y prefiere no hacerlo. ¿Cuántas personas hacen un curso de manejo y no manejan? ¿Cuántas personas se compran el auto y no lo manejan? ¿Por qué son necesarias las repeticiones? Las repeticiones, el proceso o trabajo sistemático permite que se logre el aprendizaje. A nivel neuronal para que se produzca un nuevo aprendizaje “las neuronas se van buscando” hasta que se logra la conexión (fase 1) y luego a través de las repeticiones esta conexión se va fortaleciendo y engrosando (fase 2). ¿Cuántas repeticiones son necesarias para lograr el objetivo en cada fase? La genética determina las repeticiones, no la meta. Un resultado depende en un 10% de la genética y entre un 70% a 90% del entrenamiento (trabajo sistemático, máximo esfuerzo y disciplina). El 20% de diferencia depende de la edad de la persona, si necesita el apoyo de un adulto o no. ¿Cómo funcionan estas fases a nivel neurológico?: Fase 1 Para que ocurra el aprendizaje la transmisión eléctrica y química logra un recorrido a través de sinapsis. Esto ocurre después de una serie de repeticiones. ¿Qué sucede con un estudiante que necesitaba 100 repeticiones para lograr el aprendizaje y solo tuvo 50? Fase 2 Cuando se logra el aprendizaje, es necesario seguir practicando hasta que el aprendizaje consciente se haga inconsciente, es decir, automático. Una vez logrado un buen clima de aula y de convivencia, y los estudiantes han desarrollado ciertas habilidades, el profesor puede hacer clases donde los estudiantes logren aplicar los contenidos de cada materia en proyectos.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.