Comienzos de historias que atrapan a la audiencia

 

La capacité d’attention de l’homme est limitée.

Elle doit être éperonnée sans cesse, éperonnée par la provocation.

La capacidad de atención del hombre es limitada.

Tiene que ser espoleada constantemente, espoleada por la provocación ALBERT CAMUS

¿Le gustaría a usted que cuando empieza a contar una historia en un curso de formación continuada toda la audiencia se olvidara de todo y con plena atención escuchara las palabras de su boca?

Uno de los requisitos es, como en los cuentos destinados a los niños, arrancar con un buen comienzo, que –claro está– no puede ser el mismo que funciona con los más pequeños.

Al fin y al cabo, cuando usted empieza tiene casi el máximo de atención que se puede lograr como formador. De usted depende mantener este nivel alto, pero para ello –no lo olvide– la audiencia tiene que aceptar la historia y al narrador, es decir, a usted.

Existen algunos de estos arranques que pueden funcionar. Yo le citaré algunos, pero sin duda usted encontrará otros muchos. El secreto está en conseguir: a) atención, b) implicación, c) avidez d) cursos por conocer el desenlace. Veamos algunos de estos arranques:

  • Nunca podré olvidar aquella ocasión en que…
  • Si me preguntarais cuál fue el día más triste (o alegre, o interesante, o…) de mi vida…
  • Me gustaría preguntaros a cada uno de vosotros…
  • ¿Qué hubiera sucedido si…?
  • ¿Recordáis aquellos tiempos en que…?
  • Tenéis ante vosotros un porvenir (o una responsabilidad, o una amenaza)…
  • Imaginad por un momento que…
  • Si existiera la máquina del tiempo y pudiéramos retroceder (o avanzar)…
  • Quién de nosotros no ha…
  • Cuando yo era un chaval y vivía con mis padres…

Crear historias, personajes, mundos imaginarios y situaciones le permitirá que sus participantes usen la metáfora para aprehender con facilidad los contenidos de su formación. También podrá tematizar cada una de sus sesiones con una buena dosis de imaginación. Piense por un momento en cambiar el programa y la metodología de su sesión sobre gestión del tiempo y productividad personal y comenzar la sesión, con el aula a oscuras y su voz impostada simulando ser el dios Cronos que comienza a narrar su historia:

Érase una vez…

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.