APRENDIZAJE MÓVIL O M-LEARNING

Conceptualización Las actividades de aprendizaje móvil comienzan a desarrollarse entre los años 1990 y el año 2000 en la educación superior y actualmente es cuando se comienzan a observar iniciativas en la educación primaria y secundaria, cuando los móviles son dispositivos electrónicos de fácil acceso y utilización (Unesco, 2012). El aprendizaje móvil se define como el uso de la red móvil en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Es la forma de comunicación más extendida. El aprendizaje móvil genera grandes resistencias por parte del profesorado. A pesar de considerarse una alternativa aprendizaje con más posibilidades, de gran repercusión social y, con mayores perspectivas de futuro, es también una de las más rechazadas por el profesorado dentro del aula. Se ha considerado que el estudiante dentro de la clase debe atender a una sola fuente de información, en este caso al profesor, y que el uso de la red móvil de manera simultánea potenciaría la disminución de la atención y, por tanto, del aprendizaje. Los suportes móviles ofrecen una amplia gama de opciones para la educación y es posible que su integración en la Educación Secundaria permita acercar la escuela al ámbito social del estudiante, pero no hay suficientes experiencias o investigaciones que confirmen su potencialidad en el contexto educativo. 5.2.

APRENDIZAJE MÓVIL O M-LEARNING

Proyectos educativos en entornos de aprendizaje móvil La Unesco ha publicado un conjunto de informes relativos al mobilelearning en Europa, África, América y Asia. Con relación a Europa, es posible afirmar que muchos países han desarrollo políticas restrictivas del uso de la tecnología móvil dentro del contexto educativo. Pocos son los países que han apoyado el desarrollo del aprendizaje móvil. Entre otras iniciativas se destaca Mobile Learning Network (MoLeNET) del Reino Unido. Durante tres años, participaron 40.000 estudiantes de diferentes instituciones, universidades y colegios (Unesco, 2012). Con el principal objetivo de extender el aprendizaje «donde quiera y cuando quiera», se suministra apoyo técnico, pedagógico y económico al desarrollo de distintas iniciativas y proyectos que refuercen el aprendizaje móvil. Entre las conclusiones extraídas por los investigadores podemos subrayar las siguientes (Attewell y cols., 2010): — Mejoría en la retención y el aprendizaje de los estudiantes. — Disminución de las tasas de abandono escolar. — Aumento de la motivación y la comunicación en el profesorado y otros trabajadores de las instituciones estudiadas. — La tecnología móvil puede reforzar la creatividad, innovación y el pensamiento crítico en estudiantes y profesores. — La portabilidad característica de las tecnologías móviles facilita el aprendizaje fuera del ámbito laboral y escolar. —

 

La flexibilidad espacio-temporal que ofrece las tecnologías móviles proporciona la elección individual según sus preferencias, además de proveer una práctica del aprendizaje en un «ambiente seguro, privado y sin prejuicios». La Unesco (2012) recalca un conjunto de proyectos europeos en el ámbito del aprendizaje móvil: La Universidad de Birmingham del Reino Unido diseñó el proyecto HANDLER, cuyo principal objetivo era desarrollar tecnologías móviles y diseñar metodologías de apoyo a este tipo de aprendizaje en diferentes contextos. Entre otros ámbitos de aplicación se aplicó a un grupo de estudiantes de 11 y 12 años en un viaje de estudios al campo. Como herramientas de apoyo, se utilizaron una tableta portátil con una cámara, red Internet inalámbrico y una conexión de teléfono móvil. Entre otros resultados, se encontró que la tecnología disponible tenía graves limitaciones: imposible de utilizar mientras se camina o en movimiento, un reconocimiento pobre de la escritura, una duración corta de la batería y un peso elevado de los aparatos electrónicos. Por otra parte, el proyecto estableció las características básicas que deben poseer las tecnologías móviles para ser un apoyo al aprendizaje móvil o al aprendizaje fuera del entorno escolar. Estas son: — Portátil: Disponibilidad absoluta de la tecnología, en cualquier situación de aprendizaje. — Individual: Personalización de la tecnología.

 

Deberá estar adaptada a las habilidades, conocimientos y estilos de aprendizaje individuales. — Discreción: El acceso al conocimiento, por parte del estudiante, debe ser posible en cualquier situación. La tecnología debe ser independiente del contexto. — Disponible: Es posible utilizar la tecnología en cualquier lugar, permite la comunicación sin limitaciones espacio-temporales. — Adaptable: Adaptación al contexto de aprendizaje, en función de las habilidades, conocimiento y estilos de aprendizaje del estudiante, de la tecnología para el aprendizaje y la evolución de las habilidades del alumno. Dimensión muy relacionada con la característica «Individual», puesto que la personalización de la tecnología implica adaptación a las necesidades del usuario. — Persistente: A pesar de los cambios y la evolución tecnológica, el estudiante podrá utilizar la tecnología a lo largo de toda la vida a través de la acumulación de conocimientos. — Útil: La tecnología es útil puesto que se adapta a las necesidades de comunicación, laborales, académicas y de aprendizaje. Se adapta a las necesidades del proceso de enseñanza-aprendizaje. — Fácil de usar: La tecnología puede ser utilizada sin necesidad de formación especializada, sin experiencia previa. El Programa eMapps se desarrolla con el objetivo de reforzar la participación activa de los estudiantes de primaria, de 9 a 12 años, en tecnologías digitales en línea de oportunidades creativas a través de multimedia.

 

Tiene como meta la creación de comunidades de aprendizaje de niños creativos, con conocimientos técnicos, mentalidad internacional y global y que mantengan un proceso de comunicación con otros países por medio de una plataforma virtual. Se desarrolla de 2005 a 2008, financiado por la Comisión Europea. Además, busca diseñar juegos en la plataforma virtual con objetivos educativos basados en el aprendizaje por descubrimiento activo (análisis, reflexión, solución de problemas, memoria y la actividad física). Cada escuela pone en marcha sus propias experiencias. Por ejemplo, una escuela desarrolló una actividad en un monasterio real, en el que tenían que descubrir la identidad de un monje (héroe histórico). La tecnología móvil se usó para recoger las pistas y resolver las incógnitas y hallar la solución. Uno de los resultados obtenidos en este proyecto fue la consideración de valor pedagógico de estas tecnologías en el aprendizaje por descubrimiento. Para terminar, destacamos el Proyecto M-Learning del Reino Unido, realizado desde 2001 a 2004. Su principal objetivo es apoyar el aprendizaje de estudiantes de 16 a 24 años con fracaso escolar y en situación de riesgo de exclusión social. En este proyecto el concepto de tecnología móvil parte de una perspectiva más amplia, puesto que no sólo es considerada un medio para el acceso al contenido, sino una herramienta de refuerzo de la creatividad, la colaboración y la comunicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

APRENDIZAJE MÓVIL O M-LEARNING

Una de las conclusiones extraídas de sus resultados es que el método de aprendizaje móvil más efectivo es su aplicación práctica (experimentación, ensayo y error). Además, concluyeron que funcionaba mejor como parte de un conjunto rico de actividades que permiten abordar el aprendizaje desde diferentes formas. 5.3. Principios de aprendizaje para la pedagogía móvil Para finalizar se presenta a continuación una propuesta de principios de aprendizaje para la pedagogía móvil basados en una perspectiva sociocultural (Lankshear y Knobel, 2008a, 195-199) que pueden guiar nuestras decisiones pedagógicas en este ámbito: a. Principio de aprendizaje eficaz: Se considera que alguien ha aprendido algo de manera eficaz cuando ese aprendizaje está conectado de forma significativa al contexto social donde tiene lugar y el aprendiz llega a comprender su entorno y su cultura. El estudiante, por tanto, llegará a ser competente cuando lo que aprende está dentro de su ámbito social y cultural; es decir, tiene sentido y no está descontextualizado. b. Principio de aprendizaje integrado: El aprendizaje integrado tendrá lugar cuando se cumplan tres condiciones principales: El aprendizaje se produce «dentro de la actividad y no a distancia». Al igual que al aprendizaje eficaz, el integrado se desarrolla dentro de un marco social y cultural y no separado de él. Es más fácil aprender una lengua extranjera dentro de su contexto que memorizando vocabulario y estudiando su gramática sin una conexión con la realidad. Es más sencillo comprender la teoría de la gravedad de Newton si mostramos al estudiante la realidad —al tirar una piedra— que si le exponemos la fórmula. Cuando aprendemos a reunir todos los elementos de la actividad, asimilamos sus relaciones y lo integramos en un todo.

 

Es decir, la adquisición de conocimiento depende en gran parte de que llegamos a comprender y conectar los diferentes elementos que configuran la actividad o el contenido. Cuanto más integrado esté el aprendizaje, menos entrará en conflicto con nuestra identidad y pensamiento. Es decir, el contenido objeto de aprendizaje no será criticado y puesto en tela de juicio será aceptado. En definitiva, se parte de la idea de que nuestra identidad, entendida como el rol que representamos en un contexto determinado, influye directamente en lo que aprendemos y cómo lo aprendemos. c. Principio de apropiación y extensión productivas en el aprendizaje: Se basa en dos fundamentos: El principio de aprendizaje integrado (anteriormente estudiado). El aprendizaje debe desarrollarse sobre la base de conocimientos anteriormente adquiridos: Es más fácil adquirir un nuevo concepto o principio si partimos de conocimientos previos que posea el alumnado, no sólo académicos previos, sino y sobretodo aprendizajes socioculturales. Por ejemplo, saber editar música (archivos de sonido) permite posteriormente aplicar esta competencia a la edición de audios profesionales. d. Principio de aprendizaje crítico de Gee (2004). El saber distanciarnos de nuestro contexto, de nuestra cultura, y ser capaces de criticarla, de aceptar otras concepciones y opiniones, enriquecerá el aprendizaje y nuestra evolución.