Ene 15

Costes de organización y costes indirectos

Reproducimos, por su interés, las preguntas que nos realiza un cliente y las respuestas:

Cuando cobramos en factura un porcentaje de la formación como costes de organización. ¿Debemos documentar esos costes con algún tipo de documento o con que figure el concepto en factura es suficiente?.

Ese 10% de costes indirectos los podríamos también meter en factura?. Nos exigirían también algún desglose?

Respuesta:

En los costes de organización sólo es necesario que figure como concepto en factura, eso si respetando los límites del 20, 15, ó 10, dependiendo del tamaño de empresa, sin acreditarlos.

En el tema de los costes indirectos, pueden perfectamente ser susceptibles de bonificación, sin sobrepasar el 10% del total de costes de la actividad formativa (los costes indirectos no pueden sobrepasar el 10% de los costes directos + costes indirectos) y deben ponerse en factura, con el desglose en costes directos, costes indirectos y costes de organización. Ante una inspección de costes, al contrario de los costes de organización, que no deben ser acreditados, en los costes directos e indirectos si que deben ser acreditados con la documentación pertinente.